Árbol

Se acabó la Navidad. Un 2 de febrero. Se acabó ese tiempo feliz, agitado, con fecha de caducidad, del que acaso uno creyó, porque era niño, que duraría siempre. Pero no fue así y hubo que quitar el árbol, un 2 de febrero, y las bolas plateadas fueron testigo con su reflejo de esas lágrimas que parecían concentrar un universo tan bello como imposible.

Comentarios

Entradas populares