8E - Masterpiece

Una obra maestra no se planea. Una obra maestra sale. El público, y dentro del público están los críticos, prescriptores de diverso pelaje, periodistas de uno y otro color, lectores comunes, lectores valientes, sabe de esto y condena a quien se pasa de listo. Hacen bien, porque nada menos artístico que el cálculo. Tala, de Thomas Bernhard, me parece una obra maestra, pero dudo de que su autor se hubiera propuesto escribir una obra maestra. De hecho, el lector atento advertirá un cambio de escenario algo forzado, un cul de sac imprevisto del que el autor sale un poco in extremis. Las obras maestras son también así, imperfectas.

Algo de eso canta Leonard Cohen en A Thousand Kisses Deep


Comentarios