21.1.15

21E

Sentirse como un avión a reacción que se acerca demasiado al suelo; tiene mucha potencia pero quizá le falte combustible o tenga un motor saturado. Sentir que a pesar de todo el vuelo se remontará. Sentir más tarde cómo la nave roza con un ala las rocas, provocando unos chispazos que a pesar de todo no le hacen perder estabilidad. La aeronave recuperará la dirección y la altura, a pesar del riesgo de unas maniobras, no planeadas, que hacen sudar al piloto. Ese piloto que vuelve a casa siempre sonriente y repeinado. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

Secciones

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs