18N

Emilio Lledó en la tele. Reconoce que está al final de sus días, pero que "estos amigos", y señala a sus libros, así como sus tres hijos, dice, le proporcionan la felicidad necesaria. "Soy feliz", añade, y resulta convincente. Sobre todo, porque no trata de convencer. Es casi más una confesión. Porque todos sabemos que nada más falso que la ostentación de la felicidad.

Comentarios

Entradas populares