4N - El antigiro

Encontró en esa librería de libros jurídicos y gastronómicos (extraña mezcla) un ejemplar en una edición horrible, a todas luces autoeditada, cuyo título le atrajo poderosamente: El antigiro. Lo firmaba un tal Jacinto Matera, con prólogo de 'La Loren'. Lo compró. En él se explicaba con gran afán didáctico y muchas erratas cómo los autores habían logrado algo tan prodigioso como el caso de Benjamin Button. Conforme cumplían años y vivencias, les sucedía algo opuesto a lo que la mayoría de los mortales: en lugar de estar de vuelta de todo, percibían la vida con una intensidad nueva, que no decrecía con el tiempo, sino al revés. A eso lo llamaban el antigiro, fenómeno con sus luces y sombras por cuanto podía multiplicar el sufrimiento, pero también la dicha de ver volar libre a una mosca común, lo que sin duda compensaba la apuesta. El antigiro. Feliz por el hallazgo, decidió encerrarse a su casa a transformar ese libro mal editado y peor escrito, pero de contenido prodigioso, en el best-seller que cambiaría la vida de millones de personas.

Comentarios