14N

La burguesía, esa señora sesentona de provincias, que lee un día a Saramago, otro a Andrea Camilleri, otro a Clara Sánchez, otro a Julia Navarro, otro a Simenon, otro a Rosa Montero, otro a Muñoz Molina, otro a Jean Echenoz, otro a Baricco y que aún conserva la capacidad de sorprenderse, pese a estar un poco de vuelta de todo pero también aburrida y atada a un marido seta que no la entiende ni sabe tratarla pese a las décadas bajo el mismo techo, esa señora, esa referente universal de la clase media con posibles, es la que mantiene la literatura. No solo la industria, sino su razón de ser. 

Comentarios