9O

Los ejércitos individuales. En Madrid, en los años diez del siglo XXI, se logró desplazar al vaso de tubo por el vaso ancho, o de sidra, para los combinados. Quizá no muy tarde se consiga desplazar a esas cocacolas infantiles, "es el tamaño estándar, caballero", que nos cuela cada día la hostelería. 20 centilitros a precio de oro como si nuestros cuerpos fueran los de hace más de cien años, cuando alguien decidió ese ridículo tamaño estándar del refresco más famoso de la historia. 

Y después de esto, la justicia social. 

Comentarios