3O

Aunque te dije que te mantenías a flote sin tabla de salvación, quizá no fuera exacto. La tuya era y es la alegría. Una alegría, trabajada con tesón hasta su conquista, en la que me gustaba subirme, sintiéndome a salvo yo también. Hacíamos, entonces, un buen equipo.

Comentarios

Entradas populares