29O - El porvenir de mi pasado (que diría aquel)

El escritor como coleccionista de momentos bellos. Como rescatador de efímeras iluminaciones que sin su concurso se fugarían por los desagües de la existencia sin que pudiera evitarlo y, lo que es peor, reparar en ello. Conocí a uno que llevaba media vida dedicado a esa labor. ¿Puede haber afán más noble, más bello? Mientras pensaba esto, apunté esta idea en una libreta, a mano, con el objetivo de volver a ella y trabajarla dentro de cinco años. Encontré felicidad en ese acto inaugural, por el placer que me provocó retener la idea en el presente, y el placer que me provocaría volver en el futuro a lo mejor de mi pasado.

Comentarios

Entradas populares