13O

La idea, que me viene mientras duermo o sueño, de que los sueños sean en realidad un dispositivo de inteligencia survivalista. Un mecanismo darwiniano de selección natural, un arma evolutiva que permitía a quien la poseía alcanzar unas conclusiones sobre la vida y su lucha más efectivas que a aquellos que nacieron negados para el sueño nocturno. Los no-soñadores algo más torpes en la vida, carentes del signo del = en el dos más dos son cuatro, se extinguieron, y reinaron sobre la tierra los creadores de mundos oníricos sobre los que un tal Sigmund Freud investigaría más tarde sin tener en cuenta esta posibilidad.

Comentarios

Entradas populares