30.9.14

30S

Ecos de la charla sobre 'Lo que a nadie le importa', de Sergio del Molino, cuando dijo que su novela, de no ficción, lo cual no significa que no pueda ser poética, dijo que pasaba en Madrid, en Zaragoza, en El Corte Inglés. Y, por tanto, él hablaba de "Madrid", "Zaragoza" y "El Corte Inglés". Le di, mentalmente, la razón. Pero al poco me acordé de aquella evocadora Umbría de Miguel Sánchez-Ostiz, remedo subjetivo, crítico, poético a su modo, de la Pamplona de los ochenta-noventa. La idea de que Umbría sea más fiel su idea de Pamplona que la propia "Pamplona".

En 'Pío Baroja y España, un amor imposible', Francisco Fuster desgrana el Madrid de fin de siglo que vivió Baroja y que trasladó a su inmortal 'El árbol de la ciencia'. Hay intención de hacer un retrato lúcido, crítico, una novela no ya de su tiempo sino "contra su tiempo". Pero cabría preguntarse en qué grado la propia hipersensibilidad, los distintos humores, sombríos, la inadaptación del autor y personaje a esa sociedad, el poco éxito con las mujeres y su carácter pesimistoide, etc., tiñen la obra hasta generar un retrato demasiado subjetivo. Tan subjetivo que en vez de Madrid hubiera que haber hablado de Lugúbria, por ejemplo.


2 comentarios :

  1. Lugúbria, je, ese lugar que todos habitamos con cierta frecuencia.

    ResponderEliminar
  2. También hay películas que ocurren en Zaragoza, Madrid, París y Nueva York y tampoco son una descripción objetiva del lugar. En literatura, está claro, los lugares están cargados de referencias y evocaciones subjetivas.

    ResponderEliminar

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

Secciones

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs