2S

A partir de 1950 se empezó a fastidiar todo, se queja Julio Caro Baroja en sus memorias ('Los Baroja'). Llegó el imperio del plástico, de la fabricación barata en serie, del turismo cutrongo, de la democratización de la fealdad. Veo una foto de Santa Clara, Cuba, a finales de 1950 y pienso en que quizá la verdadera revolución que quisieron llevar a cabo los hermanos Castro fue la de detener el tiempo. La de impedir que el futuro se impusiera, con su derroche de vulgaridad con chancletas. Escondían una utopía detrás de la utopía, y no sabría decir en cuál de las dos se triunfó o fracasó más.


Santa Clara, finales de los cincuenta. Vía #CubaArchivo




Comentarios