29S

Ingreso en unos cuarteles de invierno, en un estado de emoción aletargada en que la luz y el calor serán mortecinos y actuarán bajo mínimos. No será la primera vez, aunque sea diferente. Queda el consuelo de que la primavera, aunque tarda, siempre vuelve.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares