27.9.14

27S

Emmanuel Carrère llama a sus novelas de no ficción, "novelas de no ficción", leo, en el primer párrafo de una entrevista que le hacen en 'El estado mental'. Se me ocurrió en su día el término realnovela, con esa construcción como germánica, para hablar de textos que tienen vocación literaria, lírica, una dimensión más elevada que la del periodismo, con sus límites, pero que se ciñen a hechos reales. Me gusta lo de "novela de no ficción". El otro día, en la presentación de 'Lo que a nadie le importa', de Sergio del Molino (novela de no ficción basada en la peripecia vital de su abuelo, de ese abuelo que lleva consigo su novela, como todos nosotros, como recuerda Trapiello en una cita que incluye en todos sus diarios) le preguntaron si aquello era ficción o qué cosa era. El aludido salió un poco por peteneras, algo cansado de tratar de dar etiqueta a ese género algo escurridizo, y no deja de ser curioso, como es la literatura que bebe directamente de la vida, sin otros, filtros, digamos. Literatura sin filtros, en plan Instagram, también se podría llamar. Pero, para ir tirando, podemos usar esa fórmula socorrida de "novelas de no ficción". Quizá las novelas que más me interesan ahora, por no decir las únicas, by the way. Gracias, Carrère, Emmanuel.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

Secciones

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs