25S

Veo la adaptación al cine de 'El adversario', de la novela de Carrère. Transcurre en una zona alpina, cerca de Ginebra, en el libro citan a Annecy. Recordar de pronto las fotos que veía de niño, en las que salían mis primos franceses que vivían precisamente en Annecy, y que aún no conocía. El vago recuerdo de que a uno de ellos, Julien, hoy con 40 años, sí lo conocí entonces, pero los dos apenas hablábamos el idioma del otro así que no podíamos comunicarnos y además estaba la timidez. 
Sentir esos paisajes, montañas azules, grises, nevadas, como míos. Pero no por haber ido después, sino por haberlos interiorizado entonces, con toda la receptividad virginal de un niño, en esos álbumes familiares en los que se desplegaba el horizonte de nuestro universo aún por descubrir.

Comentarios