12S

Veo, antes de acostarme, un vídeo de cuatro minutos sobre la Diada. Músicas esenciales, mareas humanas, senyeras y esteladas (la roja dicen que es la comunista, y la azul la nacionalista democrática, aunque hay varias versiones sobre el particular). Avanzan por la Diagonal y la Gran Via de les Corts como si CiU y no la ANC hubiera diseñado ese recorrido: en plan convergencia y unión. Veo una estética en esa V gigante (de votar y de victoria) un planteamiento fascista, y cuando digo fascista pido un esfuerzo al lector para limpiar de connotaciones agresivas ese término y pensar en la parte que tiene que ver con sus proyectos urbanísticos (véase la película española Surcos, de 1951). Digo fascista también en su sentido totalitario, de propaganda destinada a las masas, de masas que obedecen y, ojo, actúan como una maquinaria perfecta, sin salirse del guión, en arreglo a esa estética limpia, pura y moderna que perseguían los fascistas, muy ligados estéticamente a los avances del racionalismo. Un fascismo que, al menos en la Italia de Mussolini, se forjaba ideológicamente con lemas como este:

El pueblo es el Estado y el Estado es el pueblo. 

Y esto lo digo tras leer la columna de Javier Pérez Andújar sobre la Diada, de elocuente título: Parque temático del independentismo. Se sorprende el autor de lo bien organizado que está todo y de la ausencia de elementos espontáneos, una pancarta, un cartel, que rompan esa estética que ahora podríamos llamar comunista, porque en la expresión de su poderío tanto fascismo como comunismo, con sus desfiles impecables, se parecieron, así como por sus filias arquitectónicas, con las raíces clavadas quizá en un Le Corbusier y sus unidades de habitación.
"Más impactante aún que el recorrido de la V, era que apenas se veía en las calles una persona que no fuese vestida de rojo o amarillo, y tal uniformidad la hacía parecer una ciudad en la que no valía la pena salir a la calle si no era para opinar lo mismo que todos".  (Pérez Andújar) 

¿Cuál es el origen de las ideologías? ¿Cuánta su legitimidad? ¿Cuánto de dirigismo y de efectos de la propaganda hay en las acciones de un pueblo, catalán en este caso? Visto desde fuera, desde el video de cuatro minutos, genera una sensación de extrañeza, como si no fuera real ver a tanta gente pidiendo lo mismo a la vez, en una orquesta tan bien dirigida que nos rechinara.


Foto tomada de 'El País'

Comentarios

  1. Tontico tontico como un opinador verdulero y que le falta un hervor

    ResponderEliminar
  2. Avanzo hacia el veganismo intelectual, sí

    ResponderEliminar
  3. Decía Mark Twain que cada vez que nos viéramos al lado de la mayoría era momento de hacer una pausa y reflexionar... Y como dices sorprende que no chirríe ni un poquito. He huido de las manifestaciones siempre, por mas dignos que me parecieran sus motivos . La masa es manipulable sí o sí. @32bilb

    ResponderEliminar
  4. Pues la puesta en escena, la estética, tiene su importancia y tu lo sabes porque la practicas. Peor se me antoja la contraoferta, que es la Ley y esta dice tanques y carcel.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario