20A

El vino que le gustaba a Amadeo de Saboya era Da Butti. Así se llamaba su bodega favorita y, en ausencia de él, el día de su proclamación como rey arrealista de España, el primero y quizá el único, dijo que, aunque el vino servido no fuera su predilecto, a él le parecía Da Butti. Explicación etimológica, aquí.

Una historia que, por lo visto, me informa Sara Bernard, es demasiado bonita para ser cierta. Valga, pues, en clave de ficción, para este minúscula entrada.


Y e que a mí ese rey, visto su reciente biopic, también me pareció Da Butti. Demasiado para un país a menudo tosco de espíritu como España. La nostalgia de haber nacido en el país equivocado no es Da Butti. Amadeo pudo volver, en 1873, a su país. ¿A dónde volvemos el resto?


Comentarios