18.5.14

Hy

Hay cumpleaños que se te echan encima sin previo aviso. Uno ha masticado la fecha en la agenda mental los días previos, pero sin hacer nada realmente de lo que se espera de esas celebraciones: comprar un regalo, encargar unas flores, gestionar una sorpresa. Llega la fecha señalada del amigo, amiga en este caso, y a uno le pilla compuesto y sin regalo, engrosando la lista de los malquedas y eso en el fondo le da igual, porque la amistad está por encima de la cortesía, pero no le da tanto igual dar la sensación de que esa persona no es importante para uno, de que no se acordado de ella durante este mes luminoso y florido, o de que no se ha acordado de ella en este día.

Uno, este que escribe, se acuerda más de lo que pueda parecer de la gente. Quizá deberían inventar una app que, conectada a alguna venita profunda del corazón, registrara las veces que pensamos en tal persona, deseando el mejor curso para sus frentes abiertos. Y que esa app contabilizara ese envío de energías positivas y aquello se tradujera en algo. Pienso ahora que eso ya existe, se llama Facebook y de alguna manera nos sirve para mostrar nuestro apoyo hacia la gente que queremos. Algo más allá del afecto, ese estar contigo. Ser de los tuyos. 


Esta amiga que hoy cumpleaños siempre ha actuado así conmigo. De un modo incondicional, que no es incompatible con la crítica. A mí me gusta esa incondicionalidad, que es la que tenemos, por ejemplo, con nuestra familia o con nuestros mejores amigos: estaremos siempre de su lado aunque la caguen o incluso aunque se porten mal con nosotros y nosotros con ellos. La fuerza del vínculo hará superar las diferencias o desencuentros que puedan surgir. 

Da confianza y la vida se vuelve más agradable cuando cuentas con esas personas. Gente que, con hechos y no palabras, han demostrado que van contigo y que apoyan tus ilusiones y proyectos, a veces incluso con implicación personal. Las amistades que se han forjado en las redes sociales pueden tener algo de fantasmales, como decía Kafka que eran todas las comunicaciones epistolares. Es cierto que la vida apuntala esas relaciones y las va convirtiendo en algo más palpable. A esta amiga la he visto tres veces fuera de la pantalla cosa que me vale para saber que es un ser humano y para certificar nuestra amistad, mientras la vamos regando por los pagos digitales. La próxima feria del libro de Madrid espero que sea otra excusa para poder vernos y abrazarnos (la tía está fibrosa, por cierto).

La vida se hace menos cuesta arriba, decía, cuando cuentas con apoyo de amigas como ella. Sobre todo cuando uno puede tener más de dos mil amigos en Facebook pero tampoco se hace amigo de cualquiera. Este que escribe se hace amigo de la gente que admira de alguna manera, por su fuerza, por su capacidad para ir a contracorriente, por su pasión por los matices, por la belleza de una amapola frágil de una carretera perdida en el centro de La Mancha, por la fe en que las cosas irán a mejor y por ello conviene ver la botella medio vacía, por su capacidad para preferir la felicidad de los otros antes incluso que la suya, cosa esta que hoy celebro porque sé que también será capaz algún día de construirse la felicidad que merece. 

Es una suerte, pienso, poder contar con gente así a tu lado. En tu camino. Gente que se abre a una comunicación profunda cuando la ocasión lo requiere, cosa esta no siempre tan fácil de lograr, la calidad del interlocutor. Ese saber que te escuchan con empatía, sin querer quitarse el muerto de encima. Cuando me ha tocado, he intentado también estar a la altura, espero haberlo logrado.

Qué suerte, digo, tener de amiga a Carmen López. Qué suerte, también, que exista gente como ella, tan alejada de dogmatismos embrutecedores, con el espíritu joven, curioso, de quien se diría que no cumple años. Pero los cumple, y yo se los felicito con este improvisado recurso, con la conciencia algo tocada por no haber organizado un regalo más formal. Qué suerte, y espero que así sea, poder contar con su amistad en los años venideros, seguir siendo testigos los unos de los otros de nuestro transitar por el mundo, con sus asperezas y brillos. Qué suerte, también, la de todos aquellos que puedan conocerla aún. La poética idea de conocer a Carmen López. 

1 comentario :

  1. Mayo, Victoria Day, Dos Mil Catorce...

    ~ A Solas~

    Ya cayo la lluvia
    se apago el dia
    con encendidas amapolas
    en el verde campo
    en la ciudad gris
    en la temprana memoria.

    Ya cayo la lluvia
    cerradas persianas
    mientras Tu duermes
    y Yo necesitando
    un Amor Pasional
    un colorin "cuento...

    Ya cayo la lluvia
    y me agoto
    esperando por Ti
    porque sepas
    que estoy "tan sola
    como la flor boquiabierta...

    ResponderEliminar

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

Secciones

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs