27.4.14

Hf

Día Oblómov, día horizontal, día mudo. Solo pronuncio una palabra, "adiós", al frutero indio, bangladesí, asiático, de esa Asia de ojos no rasgados, porque las otras palabras que salen de mi boca son solo murmullos, protopalabras, musitaciones. Ah, también dije: "¿puerros tienes?". Y me los rescató de una barqueta de verduras que ya estaban recogiendo. Porque ese era el único esfuerzo que iba a realizar en este domingo de terrazas sociales descartadas, devolver dos películas y comprar puerros para hacer una crema con ellos y escribir este texto. Videoclub cerrado y el resto de cosas en proceso ahora mismo. 

Domingo sabático, pues, en el sentido sabático de no hacer ni el huevo, lo cual supongo que necesitaba de alguna manera. Levantarse para calentarse una pizza cuatro quesos de marca blanca y comerla bien acompañada de salsuces cerdos. Y terminar la peli que se empezó al llegar a casa de madrugada y poner la otra, moderna pero muda, y quedarse dormido y una pena, porque cuando uno dormita con película sonoras algo se queda con la copla, no así con el cine mudo. Quizá esta película, Blancanieves, ha sido la primera de cine mudo que he visto en mi vida, o mediovista, porque ya digo que me he quedado dormido sin remordimiento alguno, sino el placer de la pereza y la remolonería más supinas. 

Movido por alguna motivación peregrina he conseguido levantarme y apreciar el crepúsculo primaveral con la compañía de la guitarra. Día raro este que no es nada, que yo sepa, ni Semana Santa, ni Domingo de Resurreción, ni Insurreción, ni Día de los Libros, ni Tarde de los Teatros, ni Medianoche con Jamón y Queso. Canto The Fool On The Hill con una voz fuerte tras tanto descanso que me agrada y pienso en las inercias, en cómo su fuerza nos sirve para transitar por ella sin preguntarnos mucho nada, aunque sepamos que algún día habrá que saltar de ese bálsamo de aceite con trampa. Acallar cierto ruido de fondo. Envidia de Don DeLillo, escribía ayer Muñoz Molina en Babelia, Ruido de fondo, quiero leer ese libro, DeLillo mola.

Día inútil, a pesar de la belleza primaveral que se cuela por la ventana, y el cansancio en las mandíbulas tras otras noche de actividad silenciosa. Señales de que hay algo que cambiar, de que la espera de ciertas cosas quizá se esté demorando demasiado, aunque quede mucho aún para cualquier viso de desesperanza. Juraría que he sido feliz, de Amancio Prada, que escucho en bucle estos días porque me gusta la frase y también la canción, que en los días más optimistas suscribiría si ningún sonrojo. Y la visión de que al final de mis días la pueda suscribir también no solo sin sonrojo sino con orgullo íntimo. 

Día inútil en el que pienso, mientras canto la canción del tonto de la colina y pospongo mis dos obligaciones, en escribir por aquí una arenga a esos miembros de la pareja que no se arman del suficiente valor para romper esas inercias que les encadenan a una felicidad discutible. ¿Jurarán que han sido felices, una vez, en la Tierra, cuando echen la vista atrás dentro de dos, tres, cuatro décadas? Todo está conectado. Estuvo por aquí Danielewski, el autor de 'La casa de hojas', y dijo que la fuente de su inspiración consiste en "estar abierto al mundo". Y en dejar que una cosa le lleve a otra y observar cómo se conectan entre sí. 

Juego con la idea de que caiga en este texto conecte con una de esas personas que lleva años de trabajo subterráneo, de dudas que van horadando ese edificio amoroso que un día se creyó firme, sólido como esas rocas que dicen los curas en las bodas. Que leyera este texto y que fuera suficiente para desbordar el vaso de la inacción, que contribuyera a desmontar por fin esa estructura sentimental necrosada ya pero todavía en pie. Que ayudara a hacer caer ese tronco de un hachazo certero y definitivo, tras el trabajo silencioso y de años de ese aizkolari interior que no se atreve a asestar el golpe más duro. El último. 

Alguna vez he hecho de celestino y me ha resultado agradable. No sé cómo se llama el que ayuda a que una pareja destinada a separarse lo haga antes y se ahorre años quizá perdidos, pero también me resulta simpática. Quizá no haya sido un domingo tan baldío.


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

Secciones

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs