25.11.13

Ideas para una charla (coda)

Pensaba en algo que me dijo una vez el poeta Miguel Veyrat, cuando le confesaba mis reservas: "Es el género de géneros, el que todos los condensa, el más difícil de lograr y aquel que más plenitud de la belleza otorga al espíritu que lo busca y encuentra. Encontrarás tu momento". Y me voy acercando a ese momento y sintiéndome a ratos ese lector ideal al que hay que aspirar con textos como este tan sencillo del último Corredor-Matheos, Sin ruido, Tusquets: 

Eres de nuevo el niño
que una tarde volvía
del colegio
y contemplaba absorto
la belleza del mundo.

Pero te has detenido
al borde del abismo
que hay en ti. 

Y qué lejos, de pronto,
la belleza del mundo, 
qué lejos todo ya.



¿Qué es la poesía, cúspide literaria, sino un dar forma al misterio de la vida? Consagración de lo vivido,  pero también lo no vivido, porque la frustración es parte de la vida: lo anhelado, lo hurtado, lo soñado. Lo intuido, lo elucubrado, un intento de mirarle por debajo de las faldas a Dios, de colarse en el backstage del universo pero no para señalar el truco, sino su grandeza. Humilde homenaje reverencial en forma de verso ante esa belleza del mundo que nace de pronto en las aguas luminosas y con restos de gasolina mareante de un charco callejero y nos sorprende sin que sepamos por qué. 

No voy a venir ahora a tratar de delimitar la poesía, pero sí a recordar su privilegiada posición en la pirámide literaria: un solo verso contiene el núcleo del ser literario. Y la poesía es autobiográfica porque habla de olmos secos que un hombre llamado poeta un día contempló con melancolía. La poesía se apoya en la verdad y no trata de levantar un mundo alternativo, sino que busca un acercamiento centrípeta hacia los pliegues de la escurridiza verdad. 

La buena literatura es la que actúa de manera similar al poético. Aunque se vista de ficción, lo hace porque a veces la mentira, como recuerda Vargas Llosa, es la mejor manera de contar una verdad. 

El resto puede estar bien como pasatiempo, como una distracción digna o gimnasio mental, como un ejercicio personal para alcanzar cierta notoriedad, en el caso de quien practique esta literatura sin tuétano. Quien se acerca a la literatura con un sentimiento casi religioso, inmerso en un íntimo camino de perfección, enseguida detecta el oropel en lo que le vendieron como literary fiction, con fajas grandilocuentes y millonarios premios literarios. No hay mayor problema: cierra el libro y abre otro, confiando en tener más suerte y en que en el futuro los gatos serán gatos y las liebres, liebres.
Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

Secciones

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs