Recuerdo

Escucho estos días La memoria de los peces (1998) ese disco redondo que compuso un Ismael Serrano de tan solo 24 años, con toda la presión del éxito del primer disco, y la juventud como enemigo de la humildad necesaria para hacer un gran trabajo para este. Ese disco que escuchaba cuando aún era ingenuo, a pesar de todo.

Escucho a Ismael Serrano, estos días, y noto que en esta escucha fijo nuevos recuerdos, recuerdos para el futuro, el porvenir de mi pasado, que diría Benedetti, con perdón. Los recuerdos de estos días felices, tan felices que me hacen llorar. 

Y me acuerdo de otros años, del verano de 2000, en el piso de Cote en Conde Duque, en ese cuartucho por el que pagué 30.000 pelas, con su baño minúsculo y los libros de Herman Hesse, Dostoievski y el Siglo de Oro, y los poemas de Juan del Encina y su

Más vale trocar placer por dolores, que estar sin amores

Recuerdo también el verano de 2001, en Hermosilla, el de los chicos de Legazpi, ya están aquí, los chicos de Legazpi, con su sudor, en el metro de Madrid, y las noches en el Almendro, 13, con la luna española y de nuevo el sudor de la manzanilla con toda la vida por delante. Y las visitas a esa Sala El Sol tan nueva para nosotros provincianos, por ese Madrid donde aún nos perdíamos. Y encontrarnos un día con Faemino y Cansando, cuando aún nos impresionaba la fama. 

Recuerdo todo eso, y huelo un melocotón y me hace pensar en veraneos familiares, y evoco el sueño de esta noche con mi padre presente, y aparecen todas las mujeres que me quisieron y los amigos y siento las horas de vuelo, muchas, del afecto, y noto algo valioso en todo eso que me da una grata continuidad conmigo mismo y con mi vida.




Comentarios

  1. Los recuerdos nos salvan pero a veces tambien nos destruyen. Vive el presente, amigo.
    Saludos.
    Arturo.

    ResponderEliminar
  2. Vivo el presente, pero en ese presente a veces se cuela el pasado para darle más sentido aún a mi presente y, de paso, a mi futuro.

    Pero anclado en el presente. Si eso es posible. Porque el presente se nos escapa cada vez que intentamos apresarlo, el arte y el amor intenso a veces nos ayudan a creer que lo hemos apresado.

    saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares