Lector que va al cine

"El lector que va al cine sigue recibiendo esa obra de arte como un libro, es decir, como 

algo en donde tiene que poner algo de su parte, rellenar las piezas que faltan. 

Por eso, el lector que va al cine se atora mentalmente, queda descolocado, y su cerebro se 

colapsa de alguna manera provocando, en el mejor de los casos, un sueño necesario 

como vía de escape a esa pequeña tortura pasiva e hipertrofiada de estímulos".








Germán Moscoví, Ensayos y errores (1972)

Comentarios