27.4.13

270413 / Descanso y una idea

Un momento de descanso. Me gustaría leer ese libro de Orejudo, pero creo que no lo haré. Creo que no me gusta Orejudo, aunque es un tipo con una actitud épica, de la literatura y la vida, bastante ejemplar. Leí que se levantó durante años a las cinco de la mañana para sacar tiempo para sus novelas, la literatura como algo que le robas al tiempo. Creo que no me gusta Orejudo pero sí me gusta descansar, aunque a veces me cuesta. Me pongo a descansar y enseguida quiero hacer algo: he aquí este post, que tampoco me cuesta mucho esfuerzo por otra parte. 

La idea de lograr todo de una manera natural, con un esfuerzo constante que, de tan constante, no se percibe como esfuerzo. Como no nos cuestan esfuerzo dos actividades vitales para nuestra supervivencia: respirar y latir el corazón. 

El viernes, en la presentación de los cursos de verano de la UNIA, en la sede de La Rábida, un profesor exponía las claves de su curso de coaching de la felicidad. Y citó a Aristóteles y su concepción de la felicidad como actividad. Encuentro en Google las palabras del sábio pétreo: "La felicidad constituye la actividad más excelente y elevada del ser humano".

Durante años, en la tardía adolescencia y algún tiempo en la universidad, viví de espaldas a esta idea. Pensé que la felicidad llegaría sola, como un día llega el otoño y ya no hay nadie en las terrazas. Luego escribí un libro que en principio no sirvió para nada, esa primera novela que hay que escribir, pero en la que tracé una cierta hoja de ruta vital. Hoy veo que quizá sirviera para más de lo que creo, esa novela pitonisa. Todo aquello de La Estrategia de la Felicidad, y etc.

Descanso, mío, y de mí hacia los demás sobre todo, que ya lo merecen. 

Y una idea, macerada en mi cerebro: recordaremos estos tiempos difíciles décadas más tarde, con encontradas sensaciones, nostalgia seguramente. Y recordaremos a todos los que nos ayudaron, toda esa gente marivillosa que fue cómplice de nuestra Estrategia de la Felicidad, y recordaremos menos, o nada, a los que no hicieron ni el huevo, desde la poltrona de sus silencios. Porque lo dictan las leyes mnemotécnicas y por justicia poética.


La Rábida, 26 de abril de 2013



1 comentario :

  1. Colgué "Un momento de descanso" en la página 70, no vi la brillantez ni la diversión que mucha gente me contó, así que tras esa intentona afirmo que a mí no me gusta Orejudo. Tampoco me gusta Diario Kafka, y no sé si es porque escribe ahí Orejudo o al revés, lo tengo que pensar mejor.


    En cuanto a la idea de la felicidad, la nostalgia, el recuerdo y todo lo que conlleva la búsqueda de esa perfección, recurro siempre a la cita de "La gran vida", porque para eso están las frases ajenas: "La vida es caer y levantarse, y volverse a caer y volver a levantarse; la vida es alegrarte los viernes y joderte los lunes, y abrazarte a quien te abrace y a quien no te abrace pues no te abrazas y punto, y no pasa nada".

    ResponderEliminar

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

Secciones

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs