250413 / La Rábida

Llego a mi celda en La Rábida. Me gusta esta decoración austera, y me hace pensar en los grandes conquistadores, en esa España de espíritus expansivos que partieron de aquí al lado. Palos de la Frontera, a tres kilómetros. Cuanta riqueza histórica y cuánta ignorancia, así, en general. 

Me sorprende, desde el taxi, la imagen de una especie de Cristo de Corcovado, con esa estética escultórica setentera (¿hay alguna década más fertil para la escultura que los setenta?), que resulta que no es el Jesús de Nazaret sino el mismísimo Cristóbal Colón. "Le falta el dedo", digo, jocoso. 

Mi acompañante me pregunta que qué curso dirijo y me siento algo pequeño a su lado, aunque estemos los dos en la misma liga. Me siento alevín ante un juvenil, con las fases de infantil y cadete aún por venir. Él es una firma habitual de El País y me dice que ya escribía en El Correo de Bilbao cuando lo dirigía Zarzalejos, o sea, cuando yo aún veía dibujos animados.

En recepción, un sobre con una nota escrita a boli:

Estimado profesor, para la grabación del video promocional de su curso le solicitamos se presente en recepción a las 9:00 horas. Gracias.  
Servicio audiovisual UNIA


Una notable excitación positiva ante el nuevo reto, la nueva plaza. En el tren, agustez cósmica y la lectura muy recomendable de Todo lo que era sólido, de Muñoz Molina, cuya cita inaugural fotografío. 


Los tonos burdeos del cielo andaluz me producen una intensa rozadura de placer, como sucede a veces con el latigazo del deseo, mientras paladeo la cita señalada. En La Rábida, nos recibe una temperatura de suavidad extrema y el sonido de unos instrumentos de viento anárquicos que me devuelven a Lord Jim: It is extraordinary...





Comentarios

  1. NáuGrafo, náuGrafo... ¿Quién me iba a mí a decir que te iba a encontrar en la UNIA? Espero poder saludarte.

    Rosie the Riveter

    ResponderEliminar
  2. Rosie!! Andaré en La Rábida, si te pasas, avisa!

    : )

    ResponderEliminar
  3. No es que me vaya a pasar, es que estaré allí en las mismas fechas. De hecho estoy allí intermitentemente todo el segundo semestre. Milagro que no nos cruzáramos en abril. Me hizo mucha gracia cuando te encontré en el programa: ¡Anda, pero si es NáuGrafo!

    ResponderEliminar
  4. Pues te presentas y no se hable más. Te ubicaba por Zaragoza

    abrazos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares