Gv

Tengo diez minutos o menos para escribir esta entrada del MACROPOST y me pena, porque quería hacerla con mimo pero igual mejor así, un poco atolondradamente, que es cuando las cosas quedan menos retocadas y más puras. 

Quería aclarar que el anterior post fue producto de una cierta paranoia mía que me acompaña desde hace unos días, y que quizá tenga que ver con un estado de gripe latente, o minigripe, que me ronda. A las 23h de ayer llamaron a la puerta, arriba, y no abrí, pero luego decidí abrir, y ya era tarde, o no tarde. Un tipo con casco bajaba, a buen ritmo, las escaleras. Le llamé pero no reaccionó. Seguramente no me oía, con el casco bien calado. Estefinde me tranquilizó, vía whatsapp, con la idea de que sería un pizzero despistado. Dejé de pensar entonces en sicarios y cosas malas.

Cuando leí ese post dedicado, se despertaron mis alarmas paranoicas. Aquello era un dardo envenenado por no haber sabido estar a la altura, a alguna altura, no sé cuál. A veces por omisión, podemos ser pasto de mensajes furibundos, más o menos merecidos. Lo cierto es que tengo en general la conciencia tranquila, así que leí ese post de Miguel (Sánchez-Ostiz) como contenedor de algún mensaje tirando a críptico de amarga traducción. Tal ha sido mi alegría y mi relajo al recibir, ayer mismo, un mail aclaratorio del autor de Las pirañas, que ni dardo envenenado ni nada, un mero aviso de navegantes sobre la pertinencia de evitar ciertas latitudes, si uno no quiere quedar enfangado y, símil que me viene a la cabeza, como esos palomos cojos del paseo de toda la vida que hacían sus esfuerzos ímprobos para volar y no lo conseguían. 

Mis disculpas por haber albergado esas dudas. Creo que la historia no tiene más y me da hasta cierto reparo haberla aireado por aquí aunque, como decía, a veces es bueno provocar ciertos estados para romper otro estado, el de una cosa intermedia que no sabe a nada, y mover de nuevo la maquinaria de las relaciones. 

No tengo tiempo para más. Me voy al Matadero, no como un cerdo de luctuoso destino, sino a ver Musikanten, de Franco Battiato y Alejandro Jodorowsky. Creo que estará el propio Franco, aunque no estoy seguro. Es el primero de los actos battiatianos previstos para este marzo sin Fallas en Madrid. Qué gusto no ser valenciano. 

Un abrazo...

Comentarios

  1. Battiato con el laberinto lleno de fluidos gripales...
    Va a elevarse usted a dimensiones astrales.
    Mejórese y enhorabuena por sentirse usted aligerado.
    Viva el moco lisérgico. snifff , snif.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares