Gt

Hoy me tocó madrugar, para echar un cable en la agencia en la que he trabajado, minijob, los últimos tres años. Hacia las diez y pico, superada esa vorágine de lectura bulímica de noticias internacionales, en inglés, francés y portugués, me relajé no viendo los últimos goles de Messi, que lleva por cierto 40 y quedan diez partidos todavía, sino leyendo el blog de Miguel Sánchez-Ostiz. 

Hacía tiempo que no lo hacía y cuál fue mi sorpresa al ver mi nombre, y mi nombre solo me remite a mí, en la dedicatoria de post titulado A sus paisanos.

Un post cargado de amargura y no sé si de lucidez o no, porque MSO pinta un cuadro negrérrimo y donde el odio es el pan nuestro de cada día y es tal el humor melanoso que aquello parece un escenario de preguerra. "Prefiero la ingenuidad al cinismo", dijo un día Peio H. Riaño, y yo prefiero también ser un pardillo que un demasiado enterado, aunque a veces también me salga la vena no sé si cínica o más bien acid.

Acid porque aquí no regalan nada, my friend, y eso es jodido de asumir cuando has vivido de regalo casi hasta ayer. Y paso de soltar aquí un ramillete de lamentos, de las cuestas de enero en primavera y el nada de tiempo que queda para escribir, y aferrarse a esta tabla de náuGrafo digital para sentirse menos traicionero con las letras. Me aferro también a otra tabla, de la una cierta, ingenua quizá, esperanza/ilusión en que las cosas vayan saliendo. Lo hacen, poco a poco. 

Total que me alude Miguel y no sé si son dardos directamente contra mí, porque últimamente hemos estado distanciados, o una serie consejos, Cernuda mediante, para que tome buena nota sobre aquello del "Volver es irse", dado que alguna vez he insinuado que a lo mejor, después de todo, en el calor de la provincia, en el lugar de tus orígenes y familia, podría encontrar un refugio a mi medida.
Él siempre me ha animado a volar.

Pienso a veces en las cosas que escribo y si no he caído en la soberbia del dador de consejos y extendedor de recetas de la felicidad barra "la vida, instrucciones de uso". Frases como "En el momento en que solo fuera escritor, dejaría de ser escritor", de Albert Camus, que repito en plan mantra pero no tanto para dar lecciones a nadie, sino como para dármelas a mí. Quizá el escritor que es solo escritor pienso sobre todo en Umbral— podría sentirse molesto. 

Una de las enseñanzas recientes de mi amigo Holzer es bajar del carrito de la soberbia y entender que somos poca cosa, así en general. Y que ante las pullas o ataques varios, ante los reproches de la gente cercana, que son los que más duelen, hay que actuar como ese junco flexible que recibe el golpe pero nunca se parte, y recupera la entereza. Ser señor. 

Leí esta mañana este párrafo y me dolió pensar que podría ser yo el aludido, el blanco de unos dardos, que se concentran en este párrafo: 

Hace ya tiempo que en esta tierra se ha despabilado el odio y cada cual se ha atrincherado con los suyos, si es que, con suerte, los tiene, y desde ahí señala que el odio, el desprecio, la ejecución constante de la muerte civil es cosa del otro, siempre del otro, no nuestra, porque nosotros somos los virtuosos, los auténticos, los barbis, los que sabemos cómo es de verdad la vida y cómo hay que vivirla. 


Como si yo fuera, o aspirara, a ser un virtuoso, un barbi, alguien que sabe con certeza de algo tan inasible como la vida. 

Es ambiguo el texto, esa dedicatoria. No sé si es una invitación a conocer el percal, que agradezco porque nunca estén de más que te saquen de la ingenuidad si esta es ya de manual. O si es un reproche en toda regla por el modo de encarar mi trayectoria. Sirvan, en cualquier caso, estas líneas, para provocar un acercamiento o separación definitivas, porque a veces los estados intermedios son los más incómodos. 

Preferiría lo primero, ciertamente. 

Comentarios

  1. Me gusta mucho, Eduardo, la actitud con que te tomas este asunto, entre (me parece, leyéndote) ingenua, paciente y expectante. Es una manera muy sana, creo, una manera que en nuestra tierra foral es rara, benditamente rara.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares