Sanidad holandesa: ¿Hacia eso vamos?

Tendemos a idolatrar a los países que están por encima de los Pirineos, por sistema. España es un desastre, pero a veces me siento orgulloso de su atomización democrática, de su descentralización centrífuga, de su sistema jérarquico en plan muñeca rusa y entro en Google para buscar el término exacto: Matrioska. Entiendo que este sistema tiene algo de causa de todos nuestros males, pero también dice algo de nuestro carácter actual, esquivo a cualquier forma de abuso: aunque luego nos la metan doblada por todas partes, y creo que este razonamiento se convierte por momentos en insostenible, así que hago mutis conceptual.

Hablando con Stefan de Vries, que tuvo a bien visitarme este fin de semana, descubrí que no todo el monte es orégano, en lo tocante a sanidades europeas en general y la holandesa en particular. En la francesa, si ir más lejos, pagan unos 80 horas de seguro, al que se pueden añadir distintos extras, previo pago, dentro del sistema de la Mutuelle. Las gafas van incluidas en ese seguro, hay hasta 600 euros para que te gastes en gafas, si te da por ahí. Creerás que te las regala papá Estado, pero en realidad, amigo francés, has pagado 80x12=960 euros anuales, casi una nómina estándar española, por servicios sanitarios que seguramente no hayas utilizado. En todo este 2012 que termina, no he necesitado ir al médico en ni una sola ocasión. Las gripes y catarrazos que he padecido, sin mucho misterio, me los he ido gestionando by myself. 

Holanda, ese país plano y promisorio de bienestares sonrientes, resulta ser un país en que la atención sanitaria vale lo suyo, como detalla este artículo en español. Desde 2006, obligatorio para todos los residentes en Holanda, mayores de 18 años, hay que abonar una tasa de 250 euros mensuales por persona, por acceder a unos servicios sanitarios que no cubren, ni mucho menos, la totalidad de las necesidades que se puedan presentar, según me detalla el periodista De Vries. A mí, a priori, me parece una capitalistada de primer orden, aunque luego habría que ver qué ventajas sociales tiene el holandés medio solo por el mero hecho de serlo. ¿El autónomo vive tan apurado como en España? 

Más datos: si no te adscribes al seguro, multa de 350 euros. Cada día de ingreso hospitalario: 7,5 euros más.

Atención porque las familias con ingresos bajos (¡26.071 euros/año para solteros, 41.880 euros para las parejas!) tienen una reducción de impuestos sanitarios anuales que va de los 24 a los 1.223 euros.

¿Hacia eso vamos? Me suena a especulación con nuestros estados carenciales, a manos de las cospedales que se frotan las manos y nos traen la proliferación de centros Capio te guste o no, y que se jodan los médicos que obtuvieron con su esfuerzo la plaza, los reyes son los padres. 

Me da miedo todo eso y me asusta la aplicación de sistemas que vienen de Europa y se aplican a medias, importando una privatización que no se compensa con todo el gasto social en el que invierten.


Comentarios

  1. Es cierto que en muchos países europeos se pagan X impuestos específicos para la atención sanitaria, se haga uso o no de ella, incluso se grava el hecho de no tener un seguro médico, como bien has reseñado, en casos extremos (o no tan extremos, sino habituales a partir de cierta edad) de hospitalización o accidente. Pero no comparemos el poder adquisitivo medio de esos países, individual y por familias, con el poder adquisitivo del español medio, que en los últimos años ha dejado de crecer comparativamente con el resto de Europa y se ha estancado en salarios mínimos y sueldos medios anteriores a la entrada del euro!!! Ahí es nada el desfase entre el aumento del precio de los productos de primera necesidad y los sueldos. Las ofertas de trabajo son un insulto para la dignidad de cualquier profesional cualificado.

    El problema de nuestra sanidad no es lo que cuesta, es cómo se ha gestionado, y sobre todo, cómo se ha convertido en 15 sistemas de salud diferentes en donde hay duplicidad de competencias y más delegados y gerentes con amigos y tratos de favor que trabajadores en el sistema. El mal del sistema sanitario no está en los trabajadores que lo sustentan, sino en sus políticos que han hecho de un derecho fundamental un arma electoral.

    ResponderEliminar
  2. Una cosilla, a tú pregunta de ¿hacia eso vamos? Tal y como están las cosas, qué más quisiéramos que ir hacia eso, es decir, desembolsar esas cantidades como garantía de atención sanitaria siempre y cuando nos garantizasen igualmente 21.000 euros de renta anual individual. Lejos de eso, nos aproximamos ya a algo parecido, con copagos y demás, con rentas de 8.000 euros anuales.

    Demencial.

    ResponderEliminar
  3. Este verano, un taxista sueco de origen iraquí me explicó durante el trayecto todos los impuestos que paga. En total, el 60% de cada carrera. El tipo lo contaba con orgullo. Lenin -decía- se equivocó de país. El verdadero comunismo, es esto: Escandinavia.
    De eso se trata. Eso da derecho a exigir.
    Saludos,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares