Lanzamiento de cacahuetes

Hay gente que se declara "no lectora" pero que, sin embargo, te sorprende con imágenes puramente literarias. ¿Hay dos tipos de personas en el mundo? ¿Los lectores y los no lectores? ¿Pueden los primeros aliarse con los segundos y viceversa, o es un asunto de Marte y Venus sin solución de continuidad? Hay que desconfiar de las etiquetas, sobre todo de las que nos ponemos a nosotros mismos. Hay que desconfiar de todo; yo antes confiaba mucho en mi sentido de la orientación, hasta que empecé a perderme en las ciudades desconocidas. Me guiaba por un GPS interno que, por lo visto, se ha deteriorado con los años, así que ahora tengo que hacerme violencia y contrariar a ese guía intuitivo que tengo dentro, para alterar la ruta. Así, doblo la esquina al lado contrario al que me  dicta la intuición y entonces acierto. Conozco este pequeño truco, esta necesidad de la que hago virtud, pero no sé si lo aplico tan bien en otros aspectos de la vida. Cuando me he guiado solo por la intuición, por esa vocecilla interior, también la he cagado. ¿O no? A veces, las grandes cagadas precipitan grandes remedios, o la suerte ha jugado a mi favor y no se echó todo a perder. Es demasiado riscoso, que dicen en Latinoamérica, cuidado con la intuición, con ese dejarse llevar. Steve Jobs también creía, intuitivamente, en las bondades de una dieta basada en la zanahoria y mirad ahora dónde está, pese a que su sexto sentido también le ayudó a triunfar y todo eso.

Relativicemos las intuiciones, son elocuentes, pero tienen taras. Cuidado.

¿Y cuál era esa imagen literaria? La de ese tipo de seducción que llevan a cabo las mujeres con estilo, nunca evidentes, y que en su alejamiento de la transparencia a menudo pueden despistar al hombre ensimismado. "Nunca iba de cara a un chico que me gustaba; si era así, intentaba llamar su atención de algún modo, no sé, tirándole cacahuetes desde mi pupitre". 


                                                    Ropajes de la Bauhaus, de 1927. (Retronaut)

Comentarios

Entradas populares