¿Una economía alternativa? Propuesta para el #15m

Escuché ayer a Amador Fernández-Savater, que básicamente viene siendo el hijo de Fernando Savater, que tiene un blog llamado Fuera de lugar, porque así dice sentirse. Le cuesta definirse, pero la etiqueta de activista y tipo comprometido creo que, grosso modo, le calza. 

No sé si dice muchas cosas nuevas en esa entrevista, pero me gustó lo de que el 15-M ha sido un nuevo clima, un nuevo viento. Donde antes había frustración e impotencia, ahora hay sensación de que se pueden cambiar las cosas, potencia. Un cierto antes y después. Bien mirado, el 15-M será recordado como la salida del armario de un activismo o protesta social más o menos organizada, que ha llegado incluso a su versión yanki, el Occupy Wall Street. Y nació en el kilómetro cero, con dimensión radial y centrífuga.

También dijo, y me gustó, que el 15-M es el espacio para todos aquellos que se sienten fuera de lugar, y que ante todo busca solucionar problemas, por encima de las ideologías. Es precisamente en ese punto, el de solucionar, problemas, donde este movimiento quizá no haya generado resultados palpables más allá del entusiasmo que da el "mira, ya lo hemos soltado, y ahora estamos aquí unas gentes que antes no estábamos, y quizá un día nos pongamos en serio a cambiar y mejorar las cosas". O quizá los cambios a veces no sean tan materiales, y se haya creado una conciencia crítica que antes no había que, a veces de modo imperceptible, opera.

En ese momento no sé si de lucidez o de tontería que se da justo antes de perder la conciencia y dormirse, me vino a la mente una idea. La de una economía alternativa, una red comercial y de servicios, promovida y alimentada por los afines al 15-M. A través de un sello, etiqueta, label, como queráis, mostrar la pertenencia y afinidad con el movimiento y operar, obviamente, de modo radicalmente opuesto al de cierta clase política y bancaria, criticado en una y otra manifestación. Un corporativismo moral, digamos, en las antípodas del clan, gueto o mafia, sino más en la línea de la Asociación de Comerciantes del Casco Viejo o Productores de Comercio Justo. 

Una declaración de intenciones de "yo no te voy a timar y estoy jodido como tú, ayudémonos", que entiendo que contribuiría a generar unas sinergias positivas entre el colectivo más puteado que existe a finales de 2012: el español de entre 20 y 40 años.

Es una idea.


Comentarios

  1. Edu, buena la idea...

    Yo creo que el 15M sí que está aportando algunas soluciones, no serán mucho. Pero, por ejemplo lo de presentar una querella colectiva financiada por los ciudadanos contra Rato ya es un primer paso.

    No olvidemos que el camino es muy largo y el cambio, para los que lo queremos, solo acaa de comenzar.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares