14.8.12

Mobiliario humano

Habrá quien crea que son muebles, que los trate como tal, o con más indiferencia si cabe que a esa cómoda que lleva en el dormitorio marital desde el principio de los tiempos. La palabra mueble se escribe con be, pero en realidad significa móvil. El mercado inmobiliario, de tanto movimiento en estos años, en realidad es el mercado de lo que no se puede mover. Porque las casas, como todo el mundo sabe, no se pueden mover, a diferencia de las mobil-home, con be, que cada vez tienen más éxito en la vecina Francia. Los muebles, en cambio, sí que se pueden mover, de ahí su nombre. 

Estos tipos que integran el mobiliario humano de una ciudad como Madrid se nos antojan a veces como inmuebles, porque se aferran con agresiva pasividad a su cachito de asfalto, y no les toques una ceja. Hay en su apoltronamiento en plenas high street yo diría que toda una provocación al establishment  antes gallardoniano, ahora botellil: Aquí estoy yo, ser pulgoso, sucio, tullido, infecto, para recordarte, alcaldesa de los cojones, de qué va esto del mundo. Quizá en ese estatismo reivindicativo se concentre la única migaja de motivación que les quede para plantarse con sus bártulos cada mañana en plena Gran Vía. Resultan también un estorbo para los peatones presurosos y para los turistas cándidos. Jodeos: estos desharrapados son heraldos del arrealismo y están donde deben estar. 

El drama de este mobiliario humano, porque para algunos estos tipos no son sino muebles, reside, precisamente, en su humanidad. A diferencia del tocador de la tía Tomasa, el cheslón de Maricristi o la butaca que compramos en un anticuario de Jávea, las personas-mueble necesitan comer, mear, cagar, dormir... incluso amar. Son humanos, y ese es su drama, pero el nuestro también, en un sistema concebido para máquinas.

4 comentarios :

  1. Eh! Cuidado con tocarme a Maricristi! El personaje es solo mío ;)

    ResponderEliminar
  2. Gora Maricristi! Viva la dramamamá! jajaja

    ResponderEliminar
  3. (soy Cristimari, no Maricristi)

    A mi me espanta precisamente el mobiliario urbano diseñado para alejar al humano: bancos individuales para impedir que duerman en ellos, piedras debajo de un puente para evitar que lo tomen como refugio…

    ResponderEliminar
  4. Y de lo de Helsinki no decimos nada??

    Exijo una rectificación

    ResponderEliminar

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

Secciones

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs