Silenciosos abanderados del republicanismo

El otro día quedé con un matrimonio de los llamados 'de mediana edad' para enseñarles el piso de un amigo, de viaje él, que lo pone en alquiler. Me parecieron atentos al teléfono; porque cuando uno se pone cara al público, u oreja al público, mejor dicho, se da cuenta de que en general la peña no sabe comunicarse. Estos, en cambio, me parecieron aptos en técnicas de comunicación y buenas maneras al aparato. 

Quedamos para que les enseñara el piso en cuestión y me encontré con dos tipos también de mediana estatura, pero con buena planta en general. Él llevaba unos pantalones color piedra pómez y una camisa quizá de lino, y un sombrero del tipo borsalino pero en su faceta veraniega, con ese material cuyo nombre no conozco, ¿rejilla?, como los que gastaba por cierto Ortega y Gasset. Ella, delgada, de rasgos duros pero agradable de ver, un traje blanco creo que de lino también, que me recordó a aquellos que diseñaba mi padre para la marca que llevaba su nombre. Hace unos días me escribió una amiga al WhatsApp para decirme que, como todos los veranos, seguía usando uno de esos trajes de la marca familiar, en este caso de tencel, un vaquero como sedoso muy del gusto de mi padre, que tras más de 12 años aguantaba como el primer día. Ahí queda eso.

O. y G.

Les enseñé el piso y me contaron que en realidad no era para ellos, sino para sus hijos. Una era bailarina, y no lo pisaría mucho, porque andaba siempre de gira. El otro, ingeniero de algo. Les comenté que igual no era un piso adecuado para estudiantes, y casi se ofendieron. "Bueno, ellos son muy formales, no te creas". Me pareció que hubieran estudiado en la extinta Institución Libre de Enseñanza. 

A veces, no muchas, te los encuentras. No me refiero a esos tipos que portan pancartas del PCE en las manis de estos días, a cierto rojerío más o menos recalcitrante y partidista, excluyente, cansino. Hablo de esas señoras que de pronto se descubren hablándote de tal o cual autor, que van al cine, que no entran en el estereotipo tan gracioso como triste de "Señoras que xxxxxxx". O viejos que ves en el metro, con una mirada profunda, serena, con un poso de secreta melancolía por descubrir que morirán en un país que no fue el que ellos soñaron. 

Tiende uno a caer con más frecuencia de la deseada en el lamento del tiempo que no fue. Ese en que instituciones como la Residencia de Estudiantes, con aquello de la Junta de Ampliación de Estudios, que vino a desmantelar el hideputa de Ferrol, para crear después un CSIC que entonces solo funcionaba como centro difusor de propaganda política. 

Entonces ve a uno a esos silenciosos abanderados del republicanismo que no pudo ser, del proyecto de una nación madura, orgullosa de su identidad y configuración política, con más recursos que el sol y playa, y le entra como un pinchazo de amargura de varios órdenes.

Comentarios

  1. Curioso... por tu descripción, me parecen de derechas de toda la vida.

    ResponderEliminar
  2. Me gustan sos pequeños detalles de distinción: el uso del sombrero, saber anudar con distinción un pañuelo al cuello...

    Detalles que distinguen a la persona, al margen de su condición social. Mi abuelo paterno usaba sombrero, también reloj de bolsillo. Tenía uno de diario, verde oscuro; otro para los festivos, de un gris sobrio. Posiblemente borsalino, el auténtico borsalino, de fieltro, que era el material prensado resultante de lana, algodón o pelo, de ahí lo ligero y cómodo de llevar.
    La rejilla es una técnica, un entrelazado, no es un material (si me permites la aclaración). Con esa técnica se hacen livianos sombreros por donde pasa el aire, veraniegos, y también sandalias o zapatos, pero el material suele ser igualmente algodón o cuero, últimamente son materiales sintéticos.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Carmen. Yo, que voy perdiendo vergüenza, también me puse uno estos días de playa, de tipo borsalino veraniego pero de ala ancha.

    ResponderEliminar
  4. Si te vas a Google, te especifica clarito que el borsalino se caracteriza por dos cosas: el material de fieltro y l ala estrecha. Imagino tu sombrero, y más que aires de Delon o Belmondo (los dos actores que por antonomasia lucieron este sombrero), me sugieres a JR, el de Dallas.

    ResponderEliminar
  5. Doy fe de la gran calidad del vestido de tencel. Está como nuevo.

    ResponderEliminar
  6. Es cierto lo del tencel. Mi madre tiene un vestido y un traje dos piezas, top y pantalón de este material de P. Están perfectos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario