24.4.12

Agradecimientos

A veces, al terminar una novela, te encuentras de sopetón con la página de Agradecimientos. Me pasó en 'Plataforma' y 'Mapa del territorio', de Houellebecq. Me parece bien que los autores den las gracias, pero no tan pronto. Uno está en el clímax reflexivo del final y se encuentra sin remedio con el autor en su faceta menos literaria, la de tío que da las gracias a los polis que le ayudaron a conocer detalles forenses sobre crímenes en la periferia parisina y así. Señores de Anagrama, tomen nota.

No hay un código claro sobre cuándo y dónde dar las gracias. Este fin de semana, por ej, mi tía B. me agasajó a base de bien, entre otras cosas con un lote de productos gastronómicos varios, entre ellos un queso gouda con rúcula y nueces que me ha venido de perlas estos días. Ayer, salchichas encebolladas a la cerveza con fondo 'goudiano'. Ni El Comidista en sus mejores ratos, oigan. ¿Le di las gracias? No. A veces, no hace falta darlas, supongo. Dar las gracias se puede convertir en un acto de cortesía, hay riesgo de que entre en lo protocolario y se desvirtúe. La familia no está para protocolos. No creo en ellos. Ciertos detallitos, ciertas formas de cortesía, proceden con los jefes, suegros, compañeros del gremio que se han portado bien contigo y así. No con tu primo. Dicho esto, me contradigo radicalmente para decir lo siguiente: a veces, un pequeño detalle, se valora y mucho. Espero que lea este texto, mi tía y madrina.

Esta larga introducción para decir, con la resaca del Día del Libro, que siento gratitud por todos aquellos que han apostado por Eduardo Laporte como animal literario. Por aquellos espíritus curiosos que se han interesado por un nombre sin nombre, anónimo, y que leyeron mis cosas, 'postales del náufrago digital', 'Luz de noviembre, por la tarde', sin saber si aquello colmaría sus expectativas.

FOTO: JUAN JEREZ DEL VALLE


Podría también agradecer el trabajo de los periodistas, críticos y reseñadores más o menos amateurs que han dedicado tiempo y esfuerzo a esos trabajos literarios. No quiero hacerlo, al menos ahora, porque seguramente olvidaría algún nombre y nadie merece ser pasado por alto. Simplemente, hoy he sentido un arrebato de gratitud hacia esos lectores, también anónimos, que un día eligieron mi libro entre los demás, que decidieron invertir en un bien tan complejo y antimaterialista como un libro. 

Yo, que me considero alguien cercano al mundo del libro, y que incluso trabajo en las dos caras de su moneda, la creadora y la divulgadora, no siempre tengo ganas de enfrentarme a un autor novel, del que apenas hay referencias. 

Es ese valor, ese riesgo, y esa pequeña osadía al atreverse con un desconocido merece una mención, este mínimo post, porque gracias a todos el siguiente libro que publique, ya no será de alguien tan desconocido. Y ese anhelo es algo que no tiene nada que ver con la fama, sino con algo más ambicioso, pero más sano y humano. 

Thanks, folks.

--

Y gracias también a Juan Jerez del Valle, que ficha como colaborador ocasional del náuGrafo digital, y que cede la primera foto que ilustra este post.

Podéis admirar su trabajo en su web.


4 comentarios :

  1. La verdad es que me causan bastante perplejidad las quejas aquellos que, como Alberto Olmos, sufren acidez cuando se encuentran con una página de agradecimientos. Las páginas de agradecimientos son para que las lean aquellos cuyos nombres aparecen en las páginas de agradecimientos. Su función, es exclusivamente la de reconocer la ayuda que han prestado esas personas. Así que, si uno sospecha que no ha prestado ninguna, no debe sentirse obligado a leerlas. Como tampoco uno ha de leer la información del isbn en la primera página ni los datos de la imprenta en la última.
    Por lo demás, ¡de nada!

    Paco Bescós.

    ResponderEliminar
  2. La de vueltas que has dado para decir gracias, joder: 6 párrafos... y en inglés. Te ha salido la vena norteña. jeje.

    ResponderEliminar
  3. ¡Pues yo puse una nota en la mía! Aunque, en cierto modo, forma parte de la narración. Ahí lo dejo...

    Y ahora es cuando toca darte las gracias a ti por abrirnos tu tarro de las esencias literarias. Si alguien puede insertar ahora un audio con violines, adelante.

    ResponderEliminar

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

El náuGrafo

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs