8.3.12

Giralt Torrente y la imperfección del amor

Subo aquí una entrevista que, por un problemas de coordinación, no se pudo publicar en prensa escrita. Las condiciones de algunas webs de gestión de contenidos no me convencían, por lo que la publico aquí, para no ahogarla en mis carpetas de documentos, y por el interés que encierra. Las fotos son de José Ramón Ladra, que las ha cedido amablemente para este blog.

- -


Marcos Giralt Torrente, escritor


El amor más perfecto es el que asume la imperfección”


Autor de linaje literario y artístico, Marcos Giralt Torrente compone en 'El final del amor' un particular canto a este sentimiento y a sus imperfecciones a través de cuatro relatos


Tras poner por escrito el pacífico ajuste de cuentas que tuvo con su padre en 'Tiempo de vida', Marcos Giralt Torrente vuelve a la ficción en cuatro cuentos recogidos bajo el título 'El final del amor' (Páginas de Espuma). Un libro de relatos que resultó el ganador de la pasada edición del Premio Internacional de Narrativa Breve Ribera de Duero, por el que se llevó los 50.000 euros de de dotación. Valiéndose de una prosa clásica, sin estridencias, se adentra en cuatro historias de amor cortadas por un patrón común. Todas son imperfectas, están condenadas al fracaso, son como dos piezas que, por alguna razón que no entendemos, no acaban de casar. Historias que huyen de lo simple, del estereotipo que nos impone “el totalitarismo sentimental” imperante y que, aunque insostenibles, no dejan de ser cantos al amor. Es el caso de 'Cautivos', el relato de una pareja prisionera de un extraño amor, que huye de su familia para poder vivir su pasión a su manera. Cierra el libro 'La última gota fría', una vuelta de tuerca sobre la ficción y la autoficción, contrapunto a la autobiográfica 'Tiempo de vida', en el que el nieto de Torrente Ballester evoca a su padre, pero con los recursos de la inventiva.


¿Los relatos incluidos en 'El final del amor' estaban dispersos o fueron creados con vocación de unidad?
Están escritos con voluntad de conformar un libro, sí. Había uno, esbozado, que es anterior a 'Tiempo de vida', pero el resto son posteriores.

Después de contar su relación con su padre, fallecido en 2007, en 'Tiempo de vida', ¿sintió la necesidad de volver a la ficción convencional?
En 'Tiempo de vida', trato de escribir del modo más parecido a mi propia voz y contar cómo fue mi vida, cómo la sentía, en clave autobiográfica. No es que eso entrañase una dificultad mayor que otros libros, cada libro entraña una dificultad específica, pero sí que acabé un poco cansado. Me apeteció olvidarme de Marcos Giralt Torrente escribiendo sobre sí mismo y su vida y volver a los relatos de ficción.

Sin embargo, en 'La última gota fría', con el que concluye el libro, vuelve al tema de su relación con el padre, aunque bajo los velos de la ficción...
Sí, de hecho creo que se puede considerar un epílogo ficcional de 'Tiempo de Vida'. Es un tema sobre el que quiero reflexionar largamente. 'Tiempo de vida' no es ficción y 'Ultima gota fría' sí lo es, pero parten las dos obras de la misma experiencia. En una, no puedo permitirme traicionar, manipular, o alterar la realidad, tengo que hacer un relato conforme los hechos fueron para mí. En la otra, reelaboro esa experiencia mediante la ficción, no me interesa la fidelidad a los acontecimientos. Dos modos de enfrentarme a una misma realidad.

¿No cree que cierto tipo de ficción, la ficción pura, creada en escritorio, como si fuera un laboratorio, tiene algo de impostura, un artificio con cada vez menos crédito?
Depende de qué libro hablemos, pero sí que es verdad que hay ciertas novelas que me cansan. Me pasa con muchos escritores, pero el problema no es del género, novela, ficción autobiográfica..., sino de cómo encaran esos autores el género. No se pueden escribir novelas hoy día tal y como se escribían hace veinte o cincuenta años, por mucho que las modas nos venden como muy contemporáneas un tipo de novela que en realidad es muy anticuada. Algo que se hacía en los noventa, y me refiero a cierto tipo de literatura social, parece ahora que es lo más moderno y lo que hay que hacer. La literatura siempre habla de los mismos temas, el amor, la muerte, la traición, por eso hay que tratarlos desde tu tiempo histórico concreto. Si no, la literatura no evolucionaría, sería siempre la misma cosa.

FOTO: JOSÉ RAMÓN LADRA

Hay quien dice que la familia es una representación del mundo a pequeña escala. En su literatura es un escenario recurrente. ¿Se podría decir que es su hábitat literario?
Realmente cómodo no me siento en ningún hábitat. No obstante, sí que entiendo la familia como un territorio muy fértil: todas las pasiones humanas se dan en la familia. A veces pienso en esas novelas que se propusieron escribir ciertos escritores del 'boom' [latinoamericano], sobre los dictadores, como 'El coronel no tiene quien le escriba'. Hay veces en que no sería necesario meter la figura del dictador para hablar del totalitarismo, basta mostrar a un padre totalitario.

En 'Cautivos', uno de los relatos, la pareja protagonista se muda a Nueva york “para huir de las criticas”. ¿A veces la familia es un juez del que hay que huir? ¿Hacemos bien tomando distancia, o en realidad no queremos afrontar su verdad, porque sabemos que tienen razón?
En la escala de la evolución, la familia es una conquista, pero también una construcción para proteger a los individuos más jóvenes del grupo, para auparlos a la vida y evitar que sean presa fácil de los depredadores. En la mayoría de los casos, las familias actúan así, con bondad y deseo protector, pero no siempre es así. Cuando hay dos visiones del mundo distintas puede surgir el conflicto. También hay familias que son directamente un lastre, por activa, pero también por pasiva. Hay una edad en que lo lógico es enfrentarse con tus padres, sean como sean estos...

Si alguien quiere ser artista, escritor, pintor, en una casa de funcionarios de Hacienda puede ser un problema. Pero en su caso, en una familia con tal profusión de nombres célebres, haber sido ingeniero o dentista se podría haber visto casi como una provocación...
No, para nada. Precisamente, por ser mi abuelo escritor [Gonzalo Torrente Ballester] y mi padre pintor [Juan Giralt], los dos sabían de la fragilidad económica que un destino así contrae. De mi abuelo, recuerdo que me decía, medio en broma, que escribiera si quería, pero que no dejase de estudiar unas oposiciones. A mi padre, que siempre vivió más bien atormentado por la falta de dinero, quizá un poco por orgullo, le gustaba que su hijo también fuera artista, que fuera escritor...

Vamos, que el principal 'pero' era el económico...
Creo que mi padre se hubiera llevado una alegría si le hubiera dicho que quería ser notario, por ejemplo. Y a mi abuelo también le habría parecido muy razonable. Desde el 'egoísmo' de quienes habían seguido su vocación, esa es otra... Es un camino que cuando alguien lo toma no solamente tiene que pensar en su propia vida, sino también en la de su entorno.

Usted es hijo único. ¿Cree que quienes nacen sin hermanos llegan a desarrollar más la observación, una mirada propia, al pasar más tiempo solos?
Los trabajos artísticos son fundamentalmente solitarios, sobre todo la pintura y la literatura. Hay que soportar tus dudas en soledad y, aunque luego puedas prestar tus manuscritos a otros, es una lucha muy solitaria. Y quizá los hijos únicos tenemos más capacidad para la soledad. El ser humano está básicamente solo, y puede que el hijo único esté algo más entrenado, que sea más consciente de esa soledad que todos tenemos y que la resista mejor.

Es padre desde hace dos años. ¿Cree que se habla poco, o se escribe poco, de cierto lado de la paternidad digamos que oscuro, la pérdida de la independencia, la nueva y a veces asfixiante responsabilidad...?
Tuve mi hijo con 41 años. Estoy ya un poco de vuelta, no necesito salir más, y no echo de menos nada de mi anterior vida, es más, me encantaría que hubiera venido antes para que me hubiera impedido hacer muchas de las cosas que he hecho, me hubiera ahorrado mucho alcohol en estos últimos años.

¿No le tienta escribir sobre la paternidad, darle una vuelta a 'Tiempo de vida', en vez de la muerte del padre, el nacimiento del hijo?
En términos de narración es complicado, porque mi hijo es un proyecto, la única experiencia común es la del amor... No hay peripecia...

Bueno, pero así como hay libros sobre gatos, ¿por qué no sobre el niño recién nacido y sus pequeñas evoluciones?
A lo mejor dentro de diez años podría escribir algo, con más experiencia acumulada. Ahora salvo amor, biberones y pañales, no hay más. Se necesitan hechos para luego hablar de sensaciones y reflexiones.

FOTO: JOSÉ RAMÓN LADRA

Apenas hemos hablado del amor, música constante de la novela. El libro no traza un panorama muy optimista sobre él. ¿Tan difícil es encontrar amores que cuajen?
Todo lo humano es imperfecto, y el amor también. Dentro del amor, lo más perfecto son las relaciones que asumen la imperfección. Dos personas que se encuentran y no pretenden cambiar al otro sus diferencias, que asumen al otro tal como es, con sus propias faltas y limitaciones, se colocan lo más cerca posible de esa perfección.

En uno de los relatos, una pareja afirma: “No sabríamos vivir sin tener al otro cerca”, pese a que no están juntos como pareja. ¿Es enfermizo, o es un tipo distinto de amor?
Para mí es la historia de más amor de todo el libro. Es una historia peculiar, cierto, pero creo que vivimos en una sociedad totalitaria en muchos aspectos, que no tolera ciertas cosas. Vale que no hay tanques por las calles y hay una libertad política hasta cierto punto, pero hay un totalitarismo del gusto, un totalitarismo de las ideas, sentimental... Se nos obliga a pensar en determinadas cosas, y no creo en las teorías conspirativas, pero si veo que hay una simplificación que nace de las exigencias económicas, y que cada vez se producen cosas más simplistas para que se consuman en mayor cantidad. Ideas que llegan a través del cine, la televisión e incluso la prensa, y que afectan también al amor.


2 comentarios :

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

El náuGrafo

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs