Procrastinación y Facebook

No temáis, lectores masculinos de este blog, que esto no va de cortar penes en rodajas, aunque el palabro pudiera hacer pensar en ello. Es un término que había escuchado, que tenía registrado en algún punto lejano de mi disco duro cerebral, pero que no tenía del todo ubicado. Como lo de la chaqueta de tweed. Bueno, peor,  porque lo cierto es que no tenía ni puta idea de qué significaba esto de la procrastinación. Qué difícil: pro-cras-ti-na-ción. 

Ha salido en un café que he tomado con el gran Rubén, antes de su marcha a las Canadás. No hay café baldío. Aparte de ese pequeño y grato intercambio humano, siempre rasca uno, sin quererlo, algún tema de blog. El de hoy me afecta directamente, porque creo que podría ser un miembro, tranquilamente, de un hipotético club de Procrastinadores Anónimos. 

-Hola, me llamo el náuGrafo y lo mío comenzó hace unos años, cuando tal tal... 

"Golpetear con un lápiz es signo de procrastinación", dice la Wikipedia, en esta entrada que deja muy clarinete qué diantre es ese trastorno:

La procrastinación (del latínpro, adelante, y crastinus, referente al futuro) o posposición, es la acción o hábito de postergar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras situaciones más irrelevantes y agradables.


Foto: Wikipedia

Escribo, precisamente, esta entrada, cuando debería atender antes cosas supongo que más urgentes y vitales para mi subsistencia y porvenir, pero no, hoy estoy, procrastinándome, aunque yo no quería, oiga, o sí quería... 

Pienso entonces si toda acción que se desvíe un poco del deber primero no es producto de la procrastinación. Pienso entonces en si toda carrera artística no es en realidad una gran, colosal, enorme, acción procrastinadora. Porque siempre es más llevadero escribir 'Las memorias de Adriano', cómodamente en tu casa, que bajar a la mina, limpiar culos de viejo o enseñar latín a adolescentes con olor a tabaco. No quiero desmerecer el esfuerzo de la creación artística pero, ojo, entiendo que hay acciones más duras. 

Pienso también en si este blog, todito él, no es sino un gran monumento a la procrastinación más absoluta, y en vez de sentirme orgulloso de su sustento debería sentirme culpable. Como el gran responsable de una cierta evasión de las obligaciones; aunque siempre es mejor crear un blog que dedicarse, no sé, a las tragaperras, ejemplo de procrastinación tóxica do las haya. Concluiremos, pues, que la P (me referiré así a ese trastorno a partir de ahora), puede dar unos frutos más o menos buenos, útiles o beneficiosos para el próximo, o ser fuente de problemas, en forma de vicios insanos. Cabría distinguir también entre qué es un simple descanso echarse un cigarrito— y una actitud claramente procrastinadora.  

Puede que en el legítimo derecho al descanso se cuelen elementos procrastinadores, con ganas de joder la marrana. 

Y todo esto nos lleva al epígrafe que figura arriba de este texto, y a decir que quizá, y sin quizá, Facebook es el mayor generador de P que podamos imaginar. ¿Descansamos cuando usamos Facebook o realmente estamos dejando para más tarde las labores tediosas que no pueden esperar? 

Ah, me siento culpable ahora, víctima de ese trastorno de áspero nombre. Pero de pronto, puede que en una búsqueda desesperada de autojustificación, encuentro un giro racional a todo esto. La duda de si la entrega a ciertos elementos que nos dan placer, Facebook, Twitter, los blogs, la cocina, sin ir más lejos, no fuera en absoluto procrastinante, sino más bien al contrario: un lento, constante y sabio cultivo de un  savoir vivre existencial y cotidiano.

Me concederé el beneficio de la duda mientras, ahora sí, proceso a transcribir una entrevista metaliteraria que me llenará la cabeza de más pájaros multicolor, cuando mi deseo es liberarlos a tots, o darles al menos unas largas vacaciones.

- -

Coda:

Veo que hay tres tipos de P:


  • Por evasión, cuando se evita empezar una tarea por miedo al fracaso. Es un problema de autoestima.
  • Por activación, cuando se posterga una tarea hasta que ya no hay más remedio que realizarla. Es un problema contrario al anterior.
  • Por indecisión, típico de las personas indecisas que intentan realizar la tarea pero se pierden en pensar la mejor manera de hacerlo sin llegar a tomar una decisión.

Sin duda, yo encajaría en el tercer tipo, con claros rasgos del segundo.

Comentarios

  1. Un bajito compulsivo te agradece la mención como grande.

    Pues yo veo una forma más de procrastinación en la vida moderna aparte de las tres mencionadas: la procrastinación "por saturación multitarea".

    Mezclaría a la vez características de los tres tipos y es muy propia de las personas que llevan muchos proyectos a la vez. Es gente que tiene tantas cosas y tan variadas por hacer, que bien no se deciden por cuál empezar primero y se bloquean, o bien se sienten abrumadas por tantas tareas diferentes a la vez que no se ven capaces de superar el atasco de tareas.

    ResponderEliminar
  2. Completamente de acuerdo y muy acertada la aportación. También padezco de esa: torrente de actividades varias por acometer, que se apelotonan ahí, todas juntas, y al final no sabes por cuál empezar de todas, y acabas no empezando ninguna, o comentando otra tontería en FB. U otro comentario en el blog, jajaj.

    ResponderEliminar
  3. Luego está el caso del tío que por querer currar más, no descansa, pero ha dormido poco, y entonces rinde menos, se cabrea, y se sigue cansando más; al final se desespera, no hace nada, no descansa, y se procrastina mas y más...

    ResponderEliminar
  4. Es la palabra que muy fácil pronunciar en inglés y el concepto (o trastorno) es muy bien conocido a todo el mundo aquí. Hay centenares de libros escritos de cómo tratar (o curarse) de procrastinacion. En mi opinión la mejor manera de tratar con procrastinacion es lo que se llama en inglés “slicing” (cortar o rebanar algo en pequeñitos pedazos, como salami).

    ResponderEliminar
  5. gracias, Dimitry.

    Y, dime, como se lleva a la práctica ese 'slicing'?

    ResponderEliminar
  6. Eduardo, nosotros (humanos) procrastinamos (no todos pero muchos en mi opinión) porque vemos la tarea como algo muy grande y difícil. Y por eso tratamos de posponerlo. Pero si hacemos la lista de lo que tenemos que hacer para cumplir con “grande” tarea y todos los puntos en la lista muy y muy péquenos resuelta más fácil. Entonces vemos solo la primera tarea (o punto de la tarea en total). Y cuando empezamos y terminamos con primer punto, y luego con segundo, los siguientes no parecen tan difíciles de todo. Por lo menos me ayuda este método. Y en mi opinión es muy importante no hacer esta lista en tu mente sino escribir en un papel para que no tener que recordar todos los puntos y solo seguir la lista en papel.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Muchísimas gracias, Dmitry. Es muy interesante esto que dices.

    ResponderEliminar
  8. De nada, Eduardo. Y gracias por tus amables palabras.

    ResponderEliminar
  9. ¡Majo, que yo padezco procrastinación crónica, aguda y compleja (mezcolanza de los tres tipos)! ¡Menuda palabra...!

    ResponderEliminar
  10. He hecho el comentario sin leer lo anterior, procrastinada en mis cosas. Lo del slicing a una postergadora como yo, pues no le seduce. Me visualizo frente a la pantalla del ordenador con pestañas de fb y blog, añadiendo cualquier sandez; y por el rabillo del ojo vigilando un monstruoso salami que a mi espalda hace sombra a la correcta visión de mi ventana come-tiempo. No sé. Ésto de internet a veces se parece al cigarro. Miro ésto y luego... Fumo y...

    ResponderEliminar
  11. Qué gran post Eduardo. La vida no me da para seguir tu blog con constancia, ni de lejos. La culpa, obviamente, es de P, que hace que sea ineficiente y mucho menos productivo. Si no procrastinara o procrastinase tanto, te seguiría con mucha más frecuencia.

    Ahora mismo estoy P, pues sí. Tengo como una tendencia natural a P con las cosas que me molan mucho, como navegar y perderme por contenidos interesantes de la red (anota el piropo, eh).

    Anyway, llego aquí por la magna Carmen L., que aunque no lo ha confesado debe ser también algo P y que en mi muro nos ha recomendado tu post. Por? Porque yo colgaba este video, que te recordará que aún padeces P hasta los tuétanos:

    http://vimeo.com/36045882

    Feliz día náufrago :)

    ResponderEliminar
  12. Jorge, lo que es evidente no necesita confesión, y yo hace mucho que dejé de arrodillarme en los confesionarios ; )

    No obstante, nunca P en lo esencial, solo en aquello que no es relevante para que todo ruede más o menos fluido. Fui de esas odiosas estudiantes que siempre llevó sus tareas al día, y hay actitudes que se arrastran de por vida, aunque una quiera darse a la P, hay algo por dentro que no la deja abandonarse a tal placer.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Hola Eduardo, Yo estaba alucinada con esta palabreja pues no sabía que existía hasta que en la oficina llegaron los de sistemas a instalarnos un programa para acabar con la procrastinación. Mi cara parecía un poema, también la de mis compañeros …menos mal que no era la única que no había oído hablar de eso!! Yo no sabía que significaba y mucho menos que lo padeciera! Pero ahora se que si y también sé que es un problema que ha pasado a otra dimensión gracias a un software que os voy a poner el nombre aunque no se si lo permitís pero es que igual que ha salvado mi vida en la oficina pienso que puede salvar la de muchos otros. www.workmeter.com si podeis echarle un vistazo. Saludos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario