El arquitecto muerto

No es habitual leer noticias sobre fallecimientos prematuros de arquitectos. Ahí sigue, sin ir más lejos, Oscar Niemeyer, aunque el centro dedicado a su persona no esté corriendo la mejor de las suertes. Hoy, comiendo con la prensa, en un McDonald's, me he enterado de la muerte de Luis Moreno Mansilla, que fue ayer. Tenía unas vagas referencias sobre este tipo, que daba clases en Harvard y otras universidades de ese pelo, que fue, junto a su socio inseparable Emilio Tuñón, discípulo del navarro Rafael Moneo. 

Murió subitamente en un hotel de Barcelona, que es una forma curiosa de morir, para un madrileño. Quiso el azar que no pudiera ir al acto al que tenía pensado ir, la presentación de un libro sobre otro arquitecto de infausto destino: Enric Miralles (1955-2000), autor del museo de Arte Moderno de Helsinki, del museo de Arte Contemporáneo de Zaragoza, o de esa graciosa rehabilitación del mercado de Santa Caterina, en Barcelona. También es suyo, ojo, el Parlamento de Edimburgo. 

Matizo, entonces, la frase que abre este post, para decir que es extraño que mueran de modo truncado los arquitectos, pero que en algo más de una década han muerto dos de los más prestigiosos en el mejor momento de su carrera. 

A Moreno Mansilla se le recordará, entre otras obras, por el MUSAC de León. 

Siento una cierta tristeza por estos adioses, y también por no conocer más de sus obras, sus trabajos, sus retos. Porque no estén más presente estos asuntos en el pan nuestro de cada día mediático. Hay una frase del artículo que sale este jueves en 'El País' que me ha gustado: 

"Cuando todo el mundo se quiso ir a construir a India no quisimos porque al final, lo que nos parece más fascinante es ver construir una obra con las personas que la están construyendo. Mandar unos dibujos a la otra parte del mundo para que otros lo hicieran no tenía ningún interés vital". 


Hasta siempre

Comentarios

  1. Es más habitual leer sobre el fallecimiento prematuro de otro tipo de artistas, eso es verdad, también en maneras más extrañas (en un armario y con los testículos y su cuello sujetos por una cuerda, sumergidos en una bañera...).
    Es también cuestión de estadística y probabilidades, habrá posiblemente más arquitectos en el mundo que actores de cine, modelos o cantantes, pero en cuestión de fama, la proporción es mucho menor la de estos. Será por eso que no es habitual leer noticias sobre la muerte prematura de un arquitecto famoso.
    No obstante, una muerte prematura cuando menos es impactante, independientemente de lo afamado de su víctima. Morir de un infarto en un hotel de Barcelona (me invento la causa de la muerte, pero suele ser la habitual también en los arquitectos), no es una forma extraña de morir, es lo más común a partir de los cuarenta, mala suerte que le tocó a él.

    Lo que me ha llamado la atención son sus apellidos, conozco a tres personas Moreno Mansilla.

    ResponderEliminar
  2. Parece una maldición egipcia , Miralles también cayó fulminado .
    No digo nada , que pudiera parecer que frivolizo algo trágico .
    Cada vez se ve menos , pero de los arquitectos que se meten en el tajo se aprende mucho . Te explican el porqué de las cosas y no ese tan hispano : porque lo digo yo .
    Pero eso era cuando había obras , ahora a gestionar la ruina.

    ResponderEliminar
  3. No decía forma "extraña", sino "curiosa", por el hecho de hacerlo siendo madrileño. Pequeña coña sobre las eternas rivalidades, que desaparecen en caso de gente con más altas miras, como creo que era el caso.

    ResponderEliminar
  4. El primer destino nacional para un madrileño es Barcelona y el primero internacional para un barcelonés es Madrid. No es tan raro. Madrid y Barcelona son las dos ciudades más conectadas de ¿España?, ¿penísnsula ibérica por no meternos en jardines?, ¿penísula a secas para no ver el jardín ni de lejos?

    La muerte es lo que tiene, lo trunca todo, y muchas veces, no te da la oportunidad ni de destruir tus intimidades, dejándolas donde están para que cualquier ser ajeno las descubra de sopetón, dejándote en ridículo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares