22.2.12

Años indocumentados

Tal día como este 22 de febrero, qué anodido, cojones, es febrero, celebramos, un núcleo cercano, estrecho, cohesionado, de la familia, un acontecimiento. Lo llamamos Comida prenupcial, en plan pomposo, porque era la antesala de una boda importante, la de prima y señor marido, que inauguraba así el relevo generacional, la entrada por la puerta grande en la etapa de la BBC.

Comimos en plan señores en el Europa, en una tarde con encanto del invierno. Creo que era viernes. Una comilona de esas en las que te abotargas dulcemente mientras fuera pesa un ambiente azulón invernal que nos dice algo. Algo de magia, de mística aburguesada, de feliz melancolía. Viva el invierno, manque anodino. El anochecer, en invierno, llega pronto, por eso la comida, con su sobremesa, es el tiempo propicio para sentir que el tiempo se detiene. En verano, en cambio, anochece más tarde, por lo que el momento para la exaltación vital debe posponerse a la cena. 

Pero yo quería hablar de aquel día memorable, que evoco hoy diez años atrás, porque ya conoce más de uno mi afición a poner de cuando el cuando el retrovisor. ¿Por qué? Porque así sé que cuando vivo algo especial, lo evocaré con el tiempo, y entonces ese momento presente cobra más valor. Poner el retrovisor, mirar al pasado, no es sino una apuesta por el presente. Y una garantía de deleite para el futuro, también.


Aquel día memorable lo recuerdo en la memoria, porque no dispongo de pruebas gráficas del festejo. Eran años indocumentados, en que las cámaras fotográficas analógicas aburrían al más pintado, y las digitales aún estaban por llegar, finales de los noventa y principios de los dos mil. La comida prenupcial tuvo lugar en 2002, un año antes de que, por cuestiones de un trabajo mío en una peli ('Americano'), me agenciara un aparato digital. Dos-mil-dos: aún no existía Facebook, ni los blogs, aún no había cotizado un solo día a la Seguridad Social. Aún fumaba. Mis padres, en cambio, hacía un par de años que ya no estaban.

Aquellos años pasaron a la historia del olvido, si alguien se acuerda, por la ausencia de fotos en los principales acontecimientos familiares, sociales, de pareja. No hay fotos de tu cumpleaños, ni aquella excursión a Estella, ni de cuando saltasteis al agua desde los riscos de la foz de Lumbier. 

En 2012, todo ha cambiado, y no hay momento de nuestra existencia que no sea fotografiado, y visto inmediatamente por cientos de personas afines, en una constatación voraginosa del presente que, ay, quizá acabe eclipsando al pasado. Y, con ello, empobreciendo el presente.

5 comentarios :

  1. Cuántas veces he pensado sobre esto. Al no tener documentos gráficos, no tengo la sensación de que algunos de mi recuerdos sean 'reales' pero quizá por ello son hasta más puros que cuando están sujetos en una fotografía. Sin embargo, si por algo me gusta la fotografía es porque consigo paliar mis deficiencias de memoria, que son muchas, y de otra forma tendría taaaan pocos recuerdos del pasado...

    ResponderEliminar
  2. En el s. XIX, hubo un lumbreras, llamado Jean Baptiste-Gurusin, que predijo que la fotografía acabaría con la memoria, con los recuerdos.

    ResponderEliminar
  3. No creo que sea así. Solo fotografiamos momentos agradables. Jamás vamos a un funeral con una cámara de fotos. En mitad de una bronca matrimonial, no decimos al cónyuge: "espera un poco que voy a por la Nikon para inmortalizar esta gresca". Nunca he visto en los juzgados a un matrimonio haciéndose una foto el día en el que se ratifican en un divorcio. La fotografía doméstica está unida indefectiblemente a la felicidad.
    La profesional, no.
    Saludos,

    ResponderEliminar
  4. Passy, aclarar que Gurusin no existe. Es un personaje paródico del primer gurú.

    saludos

    ResponderEliminar
  5. Me encuentro esto por ahí:

    "La memoria no guarda películas, guarda fotografías".

    Milan Kundera

    ResponderEliminar

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

El náuGrafo

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs