Libros o periódicos

Preparo mentalmente un post titulado 'Ya sabéis donde está la puerta', en el que abordaré mi personal y progresiva desafección del oficio periodístico. Hablaré de mi yo periodista, un yo periodista quizá en vías de extinción, o abocado a ser tenido en cuenta como una afición puntual, como un complemento a mis rutinas profesionales. Como la de Rajoy cuando hacía de tertuliano deportivo en no sé qué radio, poco más o menos. 

Venía rumiando por la calle Noviciado sobre mi vocación periodística, y sobre mi vocación literaria, sobre cuál ganaba a cuál. Últimamente se impone la última, y creo que empiezo a creer que soy capaz de currar de lo que sea, como ya hice en su día, con tal de dedicarle el tiempo que me roba la primera. Pero luego he pensado: Si tuviera que elegir ante un hipotético exterminio radikal de libros o periódicos, ¿qué elegiría? En un primer lugar he decidido que los periódicos, podría vivir sin ellos. Pero eso implicaría hacerlo desinformado, y la desinformación nos sume en un estado de nebulosa y peligrosa ignorancia. No lo veo tan claro. Los libros dan placer, compañía, te conectan a otras almas, dan incluso alma a la existencia, esa salsa sin la cual los días son como un pollo reseco del día anterior. Pero sin prensa, uno vive en un tiempo atemporal, arrealista, desdibujado, próximo a la locura. Se queda también, sin tema de charleta en la hora del café.

Tampoco tengo claro qué decidiría ante el dilema de escribir en libros o en periódicos. Hay también un placer en sentirte correa de transmisión, a tu manera, con tus artes, de ciertos contenidos. De sentirte en parte responsable de un cierto "crear país" en sentido cultural. Hay también un gran placer en aprender difundiendo lo aprendido. Te conecta a lo real, a lo que está pasando, a lo que pasó, a lo que pasará. Te hace cómplice de todo eso. Complicada elección. 

Si tuviera que elegir, elegiría la literatura, anyway. Por las condiciones insostenibles del negocio periodístico actual, y porque a menudo la inversión de esfuerzo, de tiempo, de neuronas, no compensa. Pero lo haría, lo haré, con un punto de amargura. 

Comentarios

  1. Van The Van of the Year30 de diciembre de 2011, 12:18

    Los periódicos han perdido , desde mi humilde y rastero punto de vista , su carácter informativo .
    Un tipo arrolla a otra y se da a la fuga y posteriormente es detenido . No nos dicen cómo se llama para protegerle , de la víctima nos dan cumplida cuenta .
    Esto por lo que respecta a los suscesos .
    En muchos otras informaciones da la sensación de que lo que hacen es desinformar o directamente conformar la opinión .
    Que lo que yo quería es felicitarle lo conseguido este año ,Laporte , me prometo leer Luz algún día . y que lo que venga sea más y mejor , ymíreme a mí he mejoahorrado algo mi s pulsaziones teclíticas . Pocho sigo . of course .

    ResponderEliminar
  2. Gracias por relatar tus aventuras y desventuras en la piel de una persona que ejerce el periodismo. Vas y vienes en tu oficio y aquí te traes a tí mismo. Yo te imagino mirando "la realidad" arrealmente, con las manos en los bolsillos o apoyando la cara en las manos. Un abrazo fuerrrte para uno de mis desconocidos favoritos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario