2011

Quería adelgazar mi cartera, se me nota demasiado en el nuevo pantalón, algo estrecho, que me he comprado. Así que he decidido quitar algunas de las tarjetas de visita que, por un pequeño síndrome de Diógenes, no me atrevo a tirar, lo que provoca que la cartera engorde y engorde.

He escogido unos papelitos, al azar, y han salido estos tres, lo juro. Tres pequeños objetos que tienen un significado especial para mí; quería escribir algo en plan balance del año que ya ha terminado, y no he podido encontrar mejor forma.

Un concierto del grupo que más he escuchado desde 2009, con dos amigos; el viaje a Nueva York; y los billetes de aquellas bicis que alquilamos en París, esa noche de junio de amor fugaz pero no tanto, porque mi memoria es indeleble.

Ha sido un buen año.

Os deseo un feliz 2012, y os invito a que hagáis en él lo que queráis, y no otra cosa.


Comentarios

  1. Y luego dicen que solo hay que mirar hacia adelante. Esta foto lo desmiente. Te deseo otra foto parecida parta diciembre de 2012.
    Saludos,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares