Jordi Sierra i Fabra

El otro día, con el ánimo algo mohíno, me metí en un gran almacén en busca de la compañía de los libros. Títulos y autores sobre las mesas del éxito, ese éxito que es concluir un proyecto, sea cual sea su recorrido posterior, que me hicieran un poco más cálido aquel día levemente melancólico. Me fijé en un volumen de Jordi Sierra i Fabra, 'Sombras en el tiempo'. Título perfectamente manido, huero, completamente del montón, vago hasta decir basta. De no ser por la espalda sugerente de la mujer de la portada, jamás me habría fijado en este libraco. Sin embargo, mis criterios no debían de ser universales, pensé, porque desde 2009 el autor catalán ha superado los nueve millones de libros vendidos en España. Prácticamente, uno de cada cuatro españoles tiene un libro de Jordi. 

Yo mismo tuve uno, 'El joven Lennon', que devoré en su día. 

Muchos colegios tienen libros de este escritor, porque se venden mucho para los colegios y tal. 

Diez millones de libros vendidos, decía la faja del libro que tuve entre mis manos, sin duda con la información actualizada. ¿Son reales estos datos o un descarado ejercicio de inflación editorial? Ya me mosquearon en su día, abril de 2008, el millón de ejemplares que consiguió en un tris el amigo Ruiz Zafón. Hasta que se demuestre lo contrario, anyway, yo me los creo.

Entonces pienso en un extraño caso de éxito, el éxito silencioso de los millones de ejemplares vendidos, y pedir tu café con porras en la cafetería de abajo y que nadie te mire el coleto. Uno sale en Gran Hermano una vez, llámese Koldo, y tiene que aguantar una pseudofama de por vida, por haber hecho el gamba en un programa de máxima audiencia en la tele.

El otro día se me acercó un tipo, en el Pepe Botella, y me dijo si yo era quien en efecto soy. Me sentí lo más cerca de la fama que he estado nunca. Me sorprendió un poco, pero también me pareció agradable esa cosa de estar un poco disponible para quien quiera acercarse a ti. Seria bueno que todo el mundo fuera famoso. Creo que el éxito de Facebook va un poco por ahí. Nos hicimos medio amigos; me dijo que estaba haciendo un máster de edición. Creo que la última cosa que haría yo ahora sería un máster de edición. 

Pero me gusta el perfil de Jordi Sierra. I Fabra. Me seduce a ratos esa idea como norteamericana de poder, a fuerza de constancia y trabajo hormiguil, llegar a un punto en que tus libros sea lean a millones. Y que encima no te conozca ni perry. ¿Conocías tú a Jordi Sierra i Fabra? Yo sí, pero no cuenta. Todavía hay muchos españoles, y peor aún, periodistas, que no conocen a Jorge Herralde. ¿Quién es Jorge Herralde? No sé. Oh, decepción. 

Nunca seré como Jordi Sierra i Fabra, ni pretendo serlo tampoco. Pero me gusta que exista un tipo como él, y no sé por qué. Quizá porque el éxito pueda ser una cosa basada simplemente en el trabajo y la constancia, y no en trampas de márketing o en el flatulento comercio de las amistades influyentes.



Comentarios

  1. Yo creo que esos tantos libros vendidos son más porque se ha colado muy bien en colegios e institutos de toda España. Yo leí unos cuantos, mandados obligatoriamente en el instituto, y como me gustaban mucho seguí leyendo (que no comprando)otros tantos. Las chicas de alambre y Campos de fresas, aparte de El joven Lennon (ese sí lo tengo) son algunos de los que recuerdo, pero fueron muchos más. Llevaba mucho sin oír hablar del escritor catalán y antes de ayer mismo me encontré recomendándole estos mismos libros a mi sobrina de 13 años. Será que tantos libros vendidos, y tanta obligatoriedad en los institutos, se apoyan en que lo que escribe este señor no pasa de moda, al menos en lo que a libros de adolescentes se refiere.

    ResponderEliminar
  2. Estimado sr. náuGrafo,

    Es Jordi SIERRA, no Serra.

    Buenos días,
    Mario

    ResponderEliminar
  3. Lo cierto es que la apuesta por la literatura infantil/juvenil es muy digna y creo que puede dar muchas satisfacciones (libros que luego recordamos, de mayores, con cariño).

    Hay gente que vale para eso. Quizá tu misma, Patri. Yo no me veo, pero debe tener su gracia escribir para ese público. Lo apunto en 'Lista de Cosas para Hacer algún Día'.

    (junto a la de Limpiar mi Casa).

    ResponderEliminar

Publicar un comentario