Un congreso sobre Baroja que agradaría a Baroja

Hace años, cuatro o cinco, estuvo a punto de celebrarse, en Pamplona, un congreso que no agradaría a Baroja. No conviene recordar ahora las razones de aquello, ni remover pasados movedizos, sino celebrar el presente y el futuro próximos, con motivo de un congreso sobre Baroja que sí agradaría a Baroja. Historia y literatura Actualidades de Pío Baroja (A propósito del centenario de El árbol de la ciencia, 1911) lo han llamado.

¿Por qué merece la pena? Pues en primer lugar por la calidad de los ponentes y en segundo por el cariño con el que se ha elaborado el programa y el contenido del mismo. No en vano se lo ha currado, desde hace tiempo, y con gran arte para persuadir a las voces más pertinentes para que acudieran, Francisco Fuster, un barojiano de pro, cuya tesis, precisamente, versa sobre El árbol de la ciencia, de Pío Baroja.

Y este congreso, precisamente, versa sobre El árbol de la ciencia, de Pío Baroja, publicado, precisamente, hace cien años, en Madrid.

Francisco, Paco, Fuster, no ha estado solo. Dirige el simposio el catedrático de Historia de la Cultura, Justo Serna, que algo sabe de temas de ficción, autoficción, microhistoria y las novelas como mensajeras del misterio de lo humano, y perdón si me puse cursi.

Repasemos algunos de los nombres que acudiarán, a primeros de noviembre, en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, en su sede de Valencia. 

Conferencia de apertura: Malos tiempos para un romántico: Pío Baroja y la Guerra Civil española
Miguel Sánchez-Ostiz
Escritor

El ensayo vivaz de un escéptico
Jordi Gracia
Catedrático de Literatura Española en la Univesidad
de Barcelona

Conferencia de clausura: Pío Baroja: una lectura personal
Luis Mateo Díez
Escritor y Académico de la RAE

Recordemos también la pertinencia de evocar a un personaje como Andrés Hurtado, protagonista sombrío de un tiempo de crisis, quizá no tan distinto al que vivimos hoy.



Comentarios

  1. En honor a la verdad, el centenario de "El árbol de la ciencia" es la excusa; el tema del seminario será mucho más amplio, pues hablaremos de todo Baroja y también de la historia y de la literatura, de la realidad y la ficción (o la realidad de la ficción como diría Muñoz Molina).

    No sé si el Seminario gustaría a Baroja (yo creo que todo lo que tuviese que ver con la Academia y el protocolo le desagradaba de entrada), pero me reconforta pensar que sí que tendría curiosidad por saber qué se decía. Como dice Gil Bera en su biografía, decía Baroja que no le preocupaba nada la opinión de los críticos, pero, para no preocuparle, dedica decenas de páginas de sus memorias a repasar todas las reseñas y críticas que - sin ningún interés, por supuesto - había ido recogiendo y guardando... Pues eso: supongo que nos criticaría por invertir tanto tiempo en su persona y por convertirle en objeto de estudio, pero en el fondo nos lo agradecería y se pondría contento de ver que se le sigue leyendo, que siguen existiendo los barojianos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Cierto, Paco, seguro que pondría algún pero y se haría el molesto (aunque en el fondo estaría encantado).

    Por cierto, como era aquella cita de Gramsci (creo q era él) sobre la crisis de principio de siglo (XIX)?

    abrazos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares