Prosema (veran)otoñal gestado en la cama de un día festivo, hacia las 8.23am

La noche invade los dormitorios por la mañana, y la melancolía del otoño intenta apoderarse de todas las esquinas cotidianas, como un calamar que suelta su tinta, tinta defensiva, tinta que busca sin éxito la negrura total, y que fracasa una y otra vez ante el imperio de la luz.

Comentarios

  1. Qué tontos y al perdido son los días festivos en medio de la semana.
    Tontos, tontos, tontos...
    Perdidos, perdidos, perdidos...

    ResponderEliminar
  2. Hay días festivos? Será que yo trabajo también en esos días y son uno más en la rutina. Sin embargo, eso que cuenta yo lo siento en los días especiales, más en invierno que en otra estación. Esa noche que no termina de irse aunque la mañana ya haya comenzado, ese reflejo de lo negro que se pierde por el día y hace que la pequeña luz sea más intensa.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Van the Man y No Somos Nada Vandramé12 de octubre de 2011, 21:08

    Un buen arroz negro con la tinta del calamar lo cura todo.
    A los kamikaze les daban sepia disecada , mala espina que flota , esqueleto de corcho.
    Un buen trago aleja la resaca , caña al kraken .
    Stonoesnada , o naide , me han vuelto a dar el cambiazo en la farmacia , me han bajado las pulsacionnnnes. Que me da y no devuelve .
    Naúgrafo es un gusto verle animoso y eufóricontenido.
    Un kraken habita en cada Bic .
    Que venga Nemo , el capitán , y traiga del bueno que esto me perjudica . Incluso veo el teclado... tierra.

    ResponderEliminar
  4. Ayer volvía de San Sebastían a las 2 de la madrugada y la luna tenía iluminado de gris todo el horizonte.Maravilloso.

    ResponderEliminar
  5. MIra que sacáis petróleo de un nanopost vagamente lirico.

    gracias por las visitas y comentarios

    : )

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares