Pintura invisible

Quería escribir este post hace unos días, y de pronto me encuentro con el cuadro de Goya que va a colgar el Prado durante un plazo de seis años, y este otro 'cuadro', el de Michael Jackson muerto, sobre la camilla, en el departamento de homicidios, que tiene todo el trazo de un arte contemporáneo que a veces se me hace invisible. ¿Dónde están los grandes pintores, hoy, año 2011? No me digáis que la pintura ha muerto. No me sirve ese argumento. Hay cosas que solo se pueden expresar en un lienzo.

Y pregunto ahora: ¿Cuántos pintores contemporáneos, con más proyección que pasado, conocéis, sabriáis decir en voz alta? 

La respuesta se acerca mucho al CERO. Porque pensamos en Antonio López, pero AL es un artista que ya fijó su discurso estético hace décadas, y que aporta cuadros interesantes pero ya reiterativos, sin matiz peyorativo lo digo. Miquel Barceló fijó su discurso en los ochenta, y ya no se movió, me dijo Eduardo Arroyo una vez que lo entrevisté en su casa de El Viso. 

No hay pintores. O se habla poco de ellos. Yo mismo, que me especializo cada día en periodismo cultural, haría el ridículo si me preguntaran en público sobre las paletas más promisorias de la pintura actual. Me gusta José Castiella, por ejemplo.

No veo, quizá por que no me pongo del todo las gafas, por dónde van los tiros en el arte actual. El otro día escribía Muñoz Molina un ditirambo sobre Macaya, que es un tipo que pinta cebras, leones y otras bestias amables, y que sí, está bien, pero que tiene un tufillo a arte concebido para ser vendido al mejor postor (saudí). 

Y parece que la épica del pintor dispuesto a ganarse el parnaso eterno de las pinacotecas estuviera pasada de moda. Que el deseo de inmortalizar y congelar, a través de la mirada subjetiva del artista, los asuntos de nuestro tiempo, ya no importara, o importara menos. 

Quizá haya un punto paródico en el artista que ilustra Michel Houellebecq en 'El mapa y el territorio'. En lo mercantilista y absurdo de vender fotografías de mapas Michelin, pagadas como obras dignas de un genio. Pero luego están esos títulos, obras sugerentes, recurrentes, completamente definitorias de nuestro tiempo, que yo echo en falta. Me decía Marcos Giralt Torrente en reciente entrevista que la literatura debe ser espejo fiel de su tiempo. Ya que al final siempre se tratan temas parecidos, debe actualizar el relato y la descripción de las cosas que hacen que cada tiempo sea distinto al anterior, con la dosis de misterio que ello implica.

Goya tituló su primer cuadro documentado de este modo: Anibal vencedor que por primera vez mira a Italia desde los Alpes.

Jed Martin, el artista que crea Houellebecq (quizá añorante también de esa figura de referencia dentro del arte, que hoy no existe, o que no vemos, que no es en absoluto mítica), tiene títulos tan sugerentes como estos: 

El arquitecto Jean-Pierre Martin abandonando la dirección de su empresa

Damien Hirst y Jeff Koons repartiéndose el mercado del arte

Bill Gates y Steve Jobs conversando sobre el futuro de la informática


-- 

Retrato de Gertrude Stein Pablo Ruiz Picasso, 1905
 

Comentarios

  1. Quizás hayamos saturado ese arte. La pintura durante el siglo XIX y XX corrió, voló... evolucionó en décadas siglos. Puede que estemos en años de barbecho, en años de descanso, en dejar respirar ese arte. Volverá, pero quizás ya no nos de tiempo a verlo.

    ResponderEliminar
  2. Te voy a hacer compañía Javier. De nada .
    Naúgrafo , confieso mi ignorancia al respecto . Dicen los que entienden que si no manejas el aparato metodológicointerpretativo ( jerga palistos ) , no interpretas , ergo no te enteras .
    Pero y ¿ el ojo ? Y me refiero a la anatomía y a la neurología . Puede que los pintores ahora sean los grafistas de la XBOX y esa otra que no me sale.
    La gente que pinta en los paseos marítimos son los últimos mohicanos . Barceló y Arroyo reliquias . Es una hipótesis .

    ResponderEliminar
  3. Que no conteste no quiere decir que no haya leído o valorado el mensaje en cuestión.

    Siempre lo hago, y sus pies me pongo.

    Vanfrappé? Interesante mutación nominal, de reminiscencias veraniegas y cafeínicas con hielo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares