Cerrado por blogaciones

¿Puede ser el blog una obligacíón? ¿Una oblogación? No pero sí. No, lo hacemos porque queremos, taltal, pero en el fondo uno, sobre todo este uno, se autoimpone una serie de deberes que al final pueden resultar cansinos. Hay que tener cuidado con lo que se hace un poco por los demás, porque luego exigimos nuestro reconocimiento. 

Este blog lo he hecho por y para mí, pero también para los demás. Y a veces puede que esos demás hayan pesado, en el buen sentido, para que hubiera más actividad de la que, a veces, era necesaria. Un pacto extraño con un público que no te exije ni pide nada, ni pone caras raras tampoco, si no publicas. No es que lo hagas por ellos, cá. Pero sí que hay algo adictivo en dar de comer a tus lectores. Creo que de esa pequeña droga no me liberaré nunca.

Así he cubierto casi siete años de nauGrafios, siempre por al amor al arte, pero también por algo más. Y ese algo más a veces he sentido que ha quedado en familia, lo cual es gratificante, pero también queremos ir más allá. Que alguien más nos reconozca ese algo más. Años de escritura pura, mejor o peor, pero pura, no subsidiaria de nada ni de nadie, sino de las ocurrencias, observaciones y hallazgos que uno haya podido haber puesto por aquí. Años que, coño, van sumando, y uno siente que, en cierta manera, estuvo en el lugar y momento adecuados, en esta revolución literaria. Aportó un librito a la causa, algo hizo. No se volverá a repetir algo parecido. Fue una época, no sabemos hasta cuándo durará, pero algunos estuvimos en los albores, y supongo que en algo contribuimos. 

Llevaba un tiempo como anhelante de que alguien con cierta perspectiva me lo reconociera. Que alguien metido en estos fregados certificara, de algún modo, que todo este tiempo no había sido del todo efímero. Que no todos los post fueron flor de un día. Que lo allí escrito, coño, tenía su valor. Me bastaba una mínima, mención, un pequeño comentario, una inclusión en algún grupo más o menos amplio. ¿Ego? Quizá una cuestión de justicia, no poética, pero sí bloguera. 

Y esa pequeña pero necesaria y suficiente para mí mención, la he encontrado en el blog de Alberto Olmos, al que agradezco me haya incluido en su Top 15. Corto y pego y aprovecho la circunstancia para concederme una vacaciones blogueras, blogaciones, que creo que me las he ganado. 

Hasta pronto. 
Gracias.


- -

(...)

Bajo estas condiciones -aunque no de forma estricta-, mi experiencia sobre la Blogosfera Literaria Española me lleva a sugerir que son los siguientes 15 blogs los que realmente marcan el día a día de la circulación on line del hecho literario. 


Top15 (ordenados alfabéticamente)


Bernardo Munuera

David Pérez Vega

Rafael Reig
Sólo de libros




Comentarios

  1. Pues enhorabuena por esa mención y disfruta de tus merecidas vacaciones.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. me uno al de arriba, y que lo pases lo mejor posible.

    ResponderEliminar
  3. El de Bernardo Munuera no es desóxido, que lo cerró sino este otro, http://lamaniadeleer.wordpress.com/, por si quieres rectificar el enlace y que es el que cita don Alberto.

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena por la mención y por tu sinceridad al confesar los motivos de tu escritura en el blog.

    Dejar de escribir un tiempo es prepararse para seguir escribiendo, así que forma parte del proceso literario.

    Un honor y una suerte poder realizar comentarios en un blog reconocido.

    Un abrazo,

    PD ¿Podrías escribir algún día algo sobre el corazón humano?

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Eduardo.
    Descansa y repón.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares