'Puertas de Manhattan'

He pensado en hacerle la competencia a Antoño Munioz Molina e intitular mi siguiente artefacto literario de la siguiente manera: 'Puertas de Manhattan'. Leo ahora 'Fenêtres de Manhattan', la versión traducida de ese libro donde el jienense muestra su deslumbramiento neoyorquino, concretizado en ese caso en esos grandes ventanales que no ocultan la vida, sino que la proyectan al exterior. Pienso ahora en si no es eso algo del origen holandés de Nueva York, cosa luterana de no sólo ser honrado sino además parecerlo, aunque no sé si esto es holandés o qué cosa. El caso es que en Ámsterdam a todos nos agradó, viaje familiar, diciembre de 2007, ese concepto de ventana grande y abierta, en esas fachadas que son de un estiloso que tumban. Que modernez y qué donosura la propia casa de Ana Frank y familia, cuanta fealdad nos abriamos ahorrado en España con unos arquitectos con esa sensibilidad, y no el feísmos que nos ha tocado en suerte. Además, la belleza no es cara. Aunque cuesta adquirir la facultad para proyectarla.

'Puertas de Manhattan'. Sería un buen título sobre todo relacionándolo con mi apellido, ahora que pienso. Podría empezarla hablando de las puertas de las habitaciones del megahotel en el que nos alojamos, el Pennsilvania. En cada una de ellas, y hay 1.700, una plaquita. Esta puerta la diseñó en 1919 tal tio. 'Valet Door', creo que se llama. Es como una puerta de cámara frigorífico o de embarcación, puesto que se puede abrir una puerta dentro de la puerta. La porte dédans la porte. Una puerta muñeca rusa, matriushka o como se diga, sería gracioso.

Tendría lugo que documentarme más, porque es todo lo que puedo decir, de momento, en lo tocante a puertas neoyorquinas. Se ha escrito poco, anyway, en la historia de la literatura, sobre las puertas. Creo que son las grandes olvidadas del arte, digo así un poco osadamente. Recuperemos la puerta, oiga.

¿Y qué más añadir sobre Nueva York? No sabría por donde empezar, ni por donde acabar. Me limitaré a marcar mi posición, que es algo que se hace mucho ahora, en los tiempos de esos smartphones que acabarán definitivamente con nuestra autonomía, convirtiéndonos la mano en un apéndice hiperconectado y coñazín.

Starbucks, Store #7403, 462, 7th Avenue
New York, NY

(Me atendió Sumaya)





Comentarios

  1. 'Puertas de Manhattan' también podría ser el título de un libro sobre, no sé, alguna discoteca tunecina o algo así, jaja! Disfruta de NY, cabroncete.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares