Pamplonica en la Gran Vía

El pasado 7 de julio, San Fermín, al principio de la calle Alcalá, casi con Cibeles, donde el cruce del Cuartel General del Ejército de Tierra y el Banco de España, hacia las siete de la tarde, soleada tarde española, me llamó la atención un tipo, vestido de blanco y rojo, entre la anónima y amorfa muchedumbre.

Era un tipo de mediana edad, con bigote, quizá triponzuelo, perfectamente ataviado como un pamplonica de pro, para las fiestas. Algo que me gusta de los Sanfermines es esa democratización en el vestir, que une a los señoritos de sombra y los peñolaris de sol, en el tendido de la Monumental, bajo un mismo atuendo. Claro que, como en el uniforme del colegio, luego cada uno se lo tunea a su modo y añade matices. El de la Gran Via iba impecable. Pantalón blanco de pinza, faja bien anudada, camisa planchada, y pañuelico con el escudo de Pamplona, quizá de Navarra, con el pico hacia atrás, como debe ser (nunca me ha gustado la otra opción, que he considerado chabacana, de colocárselo hacia adelante, en plan cowboy).

Pese a un cierto desapego mío por esas mis fiestas, desapego en realidad teñido de nostalgia, nostalgia compleja que no viene al caso desmenuzar aquí, sentí ganas de darle un apretón de manos a aquel hombre, elemento pamplonica, entre la anomia madrileña. 

Ya en casa, leí un poema de Boris Vian, del estupendo libro ilustrado, 'No me gustaría palmarla', editado por Demipage. Era este, el poema:

Un hombre en pelotas caminaba


Un hombre en pelotas caminaba con
El traje en la mano
El traje en la mano
Puede que no sea malo
Pero es que me parto
El traje en la mano
El traje en la mano
JaJaJaJaJaJaJa
Un hombre en pelotas
Seguía su camino con
El disfraz en la mano.

Comentarios

  1. Cuando he vivido fuera de Pamplona, he sentido nostalgia por no poder estar en los sanfermines; y ahora que estoy de vuelta en Pamplona, se me hacen muy largos...

    Abrazos pamplonicas!

    ResponderEliminar
  2. Pues lo mismo me pasa a mi con las "Vaquillas de Teruel", coincidentes en el tiempo con San Fermín, que llevo varios años sin ir y siempre digo: "este año vuelvo"... pero sé que no será como antes y al final lo dejo pasar.

    Pero sé que, algún día, volveré...

    ResponderEliminar
  3. Que sepas que el hombre en pelotas, pasó por la plaza del Castillo el día 7 por la noche. Llevaba el culo enrojecido de los manporros que le iban dando con todo tipo de objetos. Alguien le tiró una botella. Ni se inmutó.
    Saludos,
    M

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares