Ex

Tengo un cuarto de hora para la ración de hoy de este Macropost medio abandonado. Hoy voy a llorar. Voy a compartir con vosotros las lágrimas que me provoca el acceso al registro de visitas de StatCounter. Son unas lágrimas de cocodrilo, no os creáis, pero que a fuerza de brotar han hecho caudal. Un amigo hizo un corto con un tipo que coleccionaba, en tarros, bostezos. Hay quien mete risas en latas para sacarlas cuando su suegro cuenta un chiste malo sobre los vascos. Hay quien guarda lágrimas, después de echarlas, y tiene reservas garantizadas de ese líquido parecido al agua, más salado, para los casos en que cortan el suministro acuífero, como ayer en mi casa, por la noche. Tuve que limpiarme las manos en unos culillos de agua y fregar uno de tantos tenedores sucios con esa misma agua.

Decía que lloraba al ver los datos de la peña que me lee. Son casi siete años de blog, pero macho, la cosa se mantiene en un estatismo preocupante. Una evolución cero que se habría traducido en un despido fulminante si ese blog fuera mi proyecto, una empresa de estimular blogs. Hubo días gloriosos en que rocé, en varias ocasiones, las 200 visitas únicas. Fueron pocos, pero felices. Luego la cosa bajó y se estabilizó en una media que yo consideraba más que aceptable, de cien lectores únicos diarios. Pensándolo bien, son cien personas distintas, desde sus cien casas y cien oficinas distintas, que se conectan para leer tus opiniones sobre el clima o la lasaña. Pensándolo mal, apenas son tres aulas de instituto, ¿qué significan tres jodidas aulas de instituto en una población de 6.000 millones de habitantes, mundo, o los 200.000 potenciales lectores de tu ciudad de origen donde, quieras o no, pues tienes tu pequeño nicho lector?

Puedes llegar a ver la botella no medio vacía, sino vaciísima.

Hoy me comentaba un colega que un blog que ha montado, con refrito de noticias internacionales que hablan sobre España, ya tiene 200 visitantes únicos al día. Lo abrió hace tres semanas.

Me quedan ocho minutos.

Y quiero poner antes en FB que estaré hoy, a partir de las 19.30, en la caseta 278 de la feria del libro de Madrid, en representación de Demipage. También con la joven autora Ángela Medina.

Calidad versus cantidad.

Qué aporta el blog de mi amigo, con impersonales noticias macroeconómicas colocadas como un churrero coloca sus churros en la churrería, qué digo, con mucho menos arte y oficio. Internet es tal y cual, pero hay poco trazo, resto, humano.

Me conformo con pensar que entre las 63 personas que leyeron el lunes mis relevaciones sobre tal banco, hubiera alguna que se hubiera quedado con la copla. Hay mucho blog por ahí que habla sobre lo que hablan o escriben los demás. Mero eco mediático, y ahí está. No me quejaré más, ni me pondré en plan estupendo, víctima, nada de eso. Por ahí va mi media, últimamente. Unos 75 al día.

Me quedo con los 72 nauGrafianos que figuran ahí abajo, como parte de una secreta pero cohesionada familia. Al final, uno aspira a tener dos o tres hijos como mucho, a los que transmitir lo poco o mucho que haya aprendido. No necesita 6.000 millones, de los que el 99% no te haria ni caso. Me quedo con ese 72, Encuentros de Pamplona 1972, y me doy con un canto en los piños, porque prefiero ver la botella medio llena, y a joderse.

Comentarios

  1. No es por tratar de animarte ni pretender que lo necesitas, pero yo te leo todos los días aunque no estoy como seguidora tuya en el Google Friend Connect, porque es algo que no va conmigo. Y como yo, habrá más gente, supongo...
    Así que sigue aquí y sigue como hasta ahora o tendré que comprarme tu libro!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, anónima lectora. Me gustan mucho, por cierto, los mensajes anónimos (siempre que no venga a tocar las pelotillas).

    Son sensaciones que solo quienes hemos nacido en el s. XXI hemos experimentado. Mira, se podria escribir sobre esto.

    ResponderEliminar
  3. Ya me gustaría a mí tener 75 lectores diarios...

    Antes me leían pocos, ahora que sólo hablo de tenis, aún menos...la verdad es que antes miraba más las estadísticas del blog; últimamente me la sudan.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. ¿Te imaginas una peli de Kim ki-duk con el mismo nº de espectadores que X-Men?
    ¿Te imaginas un partido político sin charlatanes y corruptos, y con interés por mejorar la calidad de vida de los ciudadanos realmente, como mayor grupo parlamentario de nuestro querido Estado?
    ¿Te imaginas el cocido madrileño dispensado a toneladas en miles de establecimientos por todo el mundo como las amburguesas del Burriking?

    Pues con la literatura, imaginarás lo mismo, supongo.

    Por cierto, algunos ya tenemos nuestras "perritas" (como las llama mi abuela) en bancos menos sádicos como por ejemplo Triodos bank. Nunca está de más hacer un relato de la realidad cercana que con tanto empeño nos esforzamos en ignorar.

    Gracias por la visita, y por la inclusión en el Listado VIP-Blog.
    No sé muy bien por que el estilo te resultará familiar, aunque supongo que no hago nada original que otros/as no sepan hacer mejor. Pero mientras disfrute haciéndolo, por ahí estaré.

    ResponderEliminar
  5. Si le sirve , a mí me puede contar por varios . Cosas de la personalidad , ¿ qué será eso? , múltiple , esquizoide , reflectante , escindida y en permannte conflicto tábulo dactilar . Tu epifanía respecto a Botín... ,si les oyéramos cuando creen que nadie les oye , aunque les da igual . Un banquero filántropo es más improbable que un escualo vegetariano , son psicópatas peligrosos , lo digo en serio . Al menos me lo dice una vocecita en la cabeza .

    ResponderEliminar
  6. Ja, ja, ja. Ya es raro que le diera por fregar, precisamente, “el único tenedor que había limpio”. Si estaba limpio, ¿para qué lo fregó? Y ya puestos, ¿por qué lo hizo con “ese mismo agua”, cuando lo correcto habría sido “con esA mismA agua? ¿Ein?

    ResponderEliminar
  7. Eduardo, dicen los expertos en esto que más importante que la cantidad es la calidad de los lectores y su fidelidad a la marca. Así que no te traumatices. Para nada.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Pues yo, últimamente, bastantes de sus post los leo mediante el google reader o en las notas de FB, así que muchas de mis lecturas no constan en las estadísticas, pero no por ello son menos reales (y placenteras). Saludillos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario