Proyectos fatuos

Se nos ocurre una idea más o menos genial que dará sentido a nuestra existencia, una poca notoriedad y quién sabe si también esos dineros que nos sacarán de esta precaridad que nos obliga al carpe diem más pegado al calendario. Son proyectos que, como el fuego fatuo, apenas duran un suspiro aunque, cuando prenden, traen promesas de luz, de prosperidad, de belleza incluso.

Cuando nacen, tienen algo de panacea contra todos los males que nos afliguen, son el resultado de esas conspiraciones favorables de las que habla Coelho, y nos instalan en un periodo de optimismo en el que nos creemos capaces de todo. Como un chute de cafeína que se prolonga durante días, quizá semanas, y nos sitúa un poco por encima de la gravedad, un poco incluso por encima de los demás.

Luego llega la hora de ponerse mano a mano con esa gran idea que hemos parido, y resulta que pasan los días y vamos, sin darnos cuenta, posponiendo ese momento. De pronto, la fuerza flamígera del proyecto va menguando, hasta que de quedar algo, son las brasas de domingo por la mañana.

Pensamos entonces en dar la puntilla definitiva al proyecto languideciente y nos planteamos, con un cierto regusto amargo, si ese proyecto ha tenido como único fin impregnar de un barniz ilusionante uno de esos eneros que se hacen cuesta arriba y con frenos.

O no.

Comentarios

  1. Naúgrafo ¿ qué es eso ? ¿ Una garza en apuros ?¿ Una aparición Mariana con aletas en llamas? Se te manchó la lente ,a que va a ser eso. No vislumbro entre las penumbras de tu quejío discursivo ,que dijo aquel, la terrible e improbable ave de ígneo vuelo .¿ Tampoco? . Una boya coma una olla envuelta en gasolina ardiente . Fuego griego aéreo. Me rindo. ¿ Qué tomaste ? te agradecería mucho que me lo aclararas . Curiosidad.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Vandramé:

    pon "fuego fatuo" en Google imágenes y obtendrás la respuesta.

    Sin ánimo de ofender, no te llevas muy bien con el teclado, no?

    saludos

    ResponderEliminar
  3. Si quieres no lo publiques, pero leyendote desde hace poco; me resulta curioso ver como cuando escribes algun post mas... impregnado de lo que hay adentro de ti mas abajo de la cabeza; practicamente no recibes comentarios. Esta claro lo que esta de moda hoy en dia; por lo consiguiente, reflexionando me doy cuenta que soy de la vieja escuela de lectores.

    ResponderEliminar
  4. Con el teclado me llevo estupendamente , es de los que regalaban con el Cola Cao . Blandito y flexible, mudo. Como una alfombrilla de ducha. Lo mío es torpeza y artrititis episódica. Gracias ahora iré a mirar eso .

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares