Lapurrak

A finales de enero vi unas pintadas en varias oficinas de Caja Navarra, en Pamplona: Lapurrak. Desconoco el euskera, así que escribí al también conocido como Ashley Gambetta para que me tradujera:

Ladrones.

Y hoy me encuentro con una entrada de los diarios de Lev Tolstói que dice:
El ladrón no es aquel que ha tomado algo que necesita, sino aquel que retiene, sin dar los a los demás, lo que para él no es necesario y para los otros indispensable.
No sé si Caja Navarra, que destina (o destinaba, que ya no sé, con todo el lío de las cajas, Banca Cínica, llaman ahora a su Banca Cívica...) sus beneficios a la obra social, puede considerarse una ladrona. En cualquier caso, la etiqueta de lapurrak, con el matiz tolstoiano, creo que viene como anillo al dedo a cierto sector financiero. Borraron pronto las pintadas; las ideas son más difícil de borrar.

Comentarios

  1. Hoy estoy algo deprimida y esta entrada me lleva a preguntarme si no se podría ampliar el concepto de Tolstói y considerarnos todos ladrones por no dar a los demás lo que para ellos es indispensable, el amor, aunque quizá para nosotros no siempre sea necesario. Saludos después de un tiempo.

    ResponderEliminar
  2. Estimado señor Náugrafo,

    Hace unos días estuve tentado de hacer un comentario a un post suyo en el que se refería a la banca en términos bastante despectivos. Si no recuerdo mal habló de cáncer social, usureros, hijos de puta... Supongo que el objetivo de dicho vocabulario no era otro que el de llamar la atención del lector; pero se corren ciertos riesgos cuando se utiliza ese tipo de lenguaje. Riesgos, por cierto, a los que no me referiré en este comentario ya que no me apetece polemizar con usted. Estuve a punto, pero opté por la prudencia; virtud, por cierto, que cada vez brilla más por su ausencia en el siglo XXI.

    Hoy he vuelto a visitar su interesante blog y me he encontrado con un ácido post criticando, de nuevo, a la banca en general y a Caja Navarra en particular. Soy consciente de que el deporte nacional en estos días consiste en criticar a las cajas. De un tiempo a esta parte, son el enemigo del ciudadano, las responsables de la crisis, el cáncer social de este siglo...

    No seré yo el que me parta la cara por la banca, ni mucho menos, pero sí que me gustaría aprovechar estas líneas para improvisar unas reflexiones:

    - Me gustaría pedirle, sr Náugrafo, que hiciera justicia a la calidad de su blog y procurara no caer en la fácil crítica, e intentara profundizar un poco más en el meollo de la cuestión. Si nos dejamos llevar por la manipulación de los medios de comunicación, jamás conseguiremos ser libres y no seremos más que meros altavoces de ideas creadas para beneficiar a unos pocos privilegiados. Un blog, en mi opinión, debería ser otra cosa, y más éste, que en tanta estima lo tengo, por lo menos hasta ahora. Por eso le animo, a que reflexione un poco más antes de emitir juicios tan radicales.

    - Estamos viviendo tiempos violentos, por favor, intentemos evitar que esta violencia se propague. Como he dicho antes, no seré yo el que defienda la banca, que como cualquier otro negocio tiene sus defectos y virtudes, pero sí que me gustaría pedir un poco de respeto. Yo, como ya habrá imaginado, soy empleado de banca, pero no en plan Emilio Botín ó Mario Conde, soy el que está en la oficina de su barrio y el que cada día tiene que aguantar comportamientos más agresivos debido a comentarios como los suyos en el blog. Que quiere que le diga, yo no me considero un usurero, un cáncer social, un ladrón ó un hijo de puta; pero cada vez más clientes se sienten con el derecho de tratarme como si lo fuera. No olvide que yo soy un simple trabajador, pero al fin y al cabo yo soy el que doy la cara por el banco, el que está en las trincheras, el que se lleva los reproches y cada vez más, los malos gestos y en algunas ocasiones los insultos.

    - Usted me podrá tachar de susceptible, ya que su crítica no iba hacia mí como persona, sino hacia la banca en general... ya, pero el demonizar al que a mí me da trabajo, me complica mucho la vida. Le aseguro que a Botín se la resbala lo que escriba el Náugrafo, a mí no tanto, porque corrientes de opinión como la suya no hacen más que propagar el odio hacia la banca, y yo, dedico unas cuantas horas al día a la defensa de sus intereses.

    - La bancos son muy malos... y cualquier empresa que se le pueda pasar por la imaginación? Me da igual Apple, Nike, Coca-Cola, Telefónica, Repsol, Mapfre...

    - Intentemos tener una visión crítica de los que oímos en la radio o vemos en la TV... quizás nos demos cuenta que las centrales nucleares no son tan malas, o que hay casos peores que el de Nueva Rumasa, o que a Europa lo que más le preocupa de la revolución en Libia no es precisamente el genocidio que se está produciendo. Siempre hay un interés detrás de la forma de contar una noticia.

    Le animo a que piense un poco en quién puede salir beneficiado por tanta crítica a las cajas...

    Atentamente,

    Un empleado de banca.

    ResponderEliminar
  3. La cita de Tolstoy no será:

    El ladrón no es aquel que ha tomado algo que necesita, sino aquel que retiene, sin dar a los demás, lo que para él no es necesario y para los otros indispensable.

    Por otro lado, el crack financiero se debe a que los bancos han dado, sin ninguna garantía, mucho más dinero que el que tenían. Así se han generado esos agujeros como simas abozales.

    ResponderEliminar
  4. la pena es que los que han robaU lo que nos falta a todos no están donde tienen que estar...
    Nosotros viendo al julián y pantoja en la tele re-forrándose mientras el dinero de todos se les engorda en una cuenta vete a saber dónde.

    A mí no me ha robado nunca CAJA NAVARRA. Al contrario. Me ha permitido poder pagar mi piso.

    Me han robado indirectamente todos los constructores que han provocado toda esta mierda de situación.
    Me han robado todos los políticos corruptos.
    Y por supuesto me han ROBAU todos aquellos que siguen cobrando sin trabajar (políticos jubilados con su sueldo vitalicio, la monarquía, lso aprovechados de las subvenciones de ZP...)

    No seamos demagogos (parezco todo un intelectual eh?? jeje)

    Saludics Nau majo

    ResponderEliminar
  5. Estimado anónimo empleado de banca,

    Lamento no tener el tiempo suficiente para contestarle como se merece. Antes que nada, gracias por declararse lector de este humilde blog, y le agradezco la extensión de su mensaje.

    Quede claro que mi exabrupto no va dirigidos a trabajadores como usted, sino que es un grito un poco más genérico, un quejío cósmico, ante la cantidad de mensajes irritantes que uno recibe de ciertos sectores.

    Le responderé con dos citas. La primera, de César González-Ruano, escritor, qeu decía que "la subjetividad es lo único objetivo". Hay algo objetivo en ese tono mío, que supera la acidez, y como tiene que ser analizado. El hecho de un bloguer normalmente sosegado como este náuGrafo recurre a semejante tono quizá sea significativo. Me salió así y no quise reprimirmo, lamento que vd. se pudiera sentirse aludido.

    NO conozco el funcionamiento de Caja Navarra, siempre me ha parecido que había equilibrio entre institución financiera y agente social, que es para mí un buen equilibrio. No quiero juzgar a CAN, sobre todo porque tampoco soy quien.

    La otra cita se la acabo de leer a Tolstoi, y creo que me viene al caso. La dice en sus diarios, año 1894:

    "El bienestar material para uno mismo se adquiere en detrimento de los otros. El bienestar espiritual siempre se adquiere a través del bienestar del otro".

    Un saludo cordial,

    ResponderEliminar
  6. Los bancarios, quejándose. Lo que hay que oír. No sufra, déjelo. Deje ese sueldazo por ser como un cajero de supermercado. No se sacrifique por nosotros. No nos lo merecemos.

    ResponderEliminar
  7. Brillante reflexión la suya, sr Náugrafo; he de admitir que me gusta más la versión sosegada de su blog. Seguiré leyendo su blog con mucho interés y admiración.

    No quería terminar estas líneas sin hacer alusión al comentario anónimo que me anime a que deje mi trabajo, que no me sacrifique por él, que menudo sueldazo...esto es a lo que me refiero con la mala prensa que tenemos, y no siempre justificada. A este señor le diría que lo de los sueldazos se acabó hace ya tiempo, que la presión comercial es altísima, que muchos metemos horas como animales (horas extras no retribuidas) y que si no lo dejo es porque de algo tengo que vivir, no? Estará de acuerdo conmigo en que el mercado laboral no atraviesa su mejor momento como para poder elegir alegremente entre una u otra profesión. No me quejo, me defiendo de las críticas a mi profesión porque uno ya está harto de los topicazos. Dígame usted su profesión y seguro que soy capaz de dedicarle algún topicazo injusto.

    Saludos,

    Un admirador de este blog.

    ResponderEliminar
  8. Para el empleado de banca: pelín exagerado, amigo, pelín exagerado (vuelve a leerte y me cuentas). Creo que el post no hace más que reflejar el sentir del cliente de a pie.

    ResponderEliminar
  9. Pues la verdad es que yo apoyo el bancario... el tío se ha explayado agusto, pero lo que dice tiene sentido. Lo único que hace, al fin y al cabo, es defenderse de tanta crítica y sobre todo le apoyo en el tema de la manipulación de los medios de comunicación; nos creemos todo lo que nos dicen y nos coinvertimos en borregos.

    Saludos!!!
    Javi.

    ResponderEliminar
  10. Yo es que no piso un banco desde hace bastante. ¿Son necesarias tantas sucursales? Es que hacen feo.

    ResponderEliminar
  11. Caja Navarra, como todas las cajas, por otra parte, no destina sus beneficios a obra social, destina algunos beneficios a obra social y porque, como todas las cajas, está obligada a hacerlo por ley. Los bancos no tienen esa obligación y Banca Cívica es un banco, así que ya veremos con el tiempo cuánto hay de obra social y cunánto de marketing en Tú eliges tú decides.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares