Tarde en el Gayarre

Hubo que hacer una gran fila, o cola, lo gratis siempre vende, pero mereció la pena. Mereció la pena ver el excelente trabajo de Laura Laiglesia al frente del grupo de teatro Talo, que cumplía 30 años, y lo celebraba por todo lo alto en el Gayarre. Lo celebraba con teatro, claro, con una adaptación llevada a cabo por la propia directora, que trasladó a las tablas lo que venía del cine. Un funeral de muerte, se titula la cosa, y es divertida y cero casposa.

Bravo.

Aquí, algunas fotos hechas con el móvil.

(Esta última, espectador de espectadores, de Enrique Pimoulier.)

Comentarios