3.1.11

Primeras sensaciones de 2011

Empezar un año nuevo tiene algo de Reset, de Reiniciar, como aquella canción de Los Piratas. Por desgracia, siempre lo empezamos mal, con la conciencia repicando por los Pepitos Grillos de los excesos de año viejo.

Mi primera sensación, tras esos días puente, invisibles, anulados en el calendario, que han sido el 1 y 2 de enero, ha sido de encarecimiento de la existencia. A las 6.30 de la mañana, en un autobús destino Villalba-Madrid, he notado que el viaje ya no costaba 2,85 euros, sino 3. Me he alegrado, sinceramente, por el tradicionalmente hosco gremio de conductores de autobús, a los que la función de cajeros al volante le toca los pies, cosa que entiendo perfectamente. Eliminar de sus obligaciones diarias el devolver esos quince centimillos, dejar de rebuscar entre la calderilla pringosa, una, dos, tres, cuarenta veces al día, es algo como para tirar cohetes. Además, esta subida del precio de transporte me ha hecho pensar en otras dos cosas: 

1) Debería pillarme, de una vez por todas, el abono transporte.
2) Recuerdo que guardo unos billetes de la villavesa, de cuando costaba 50 pelas el viaje.

Al rato, he tenido que comprar un metrobús, que también había subido, cuando parece que fue ayer que dio el gigantesco salto de los 7,40 a los 9 euros. He cumplido con unas horas de trabajo y me he ido hasta la estación de autobuses más cercana, que estaba en el quinto coño, sudando por el suburbano con mi bufanda y abrigos invernales cuando hace un tiempo extraño como de Huelva. Por desarreglos en la Red, me ha pateado media ciudad para adquirir un billete de autobús en la compañía más barata que tengo a mi disposición, y a fe que lo he conseguido. La ida y vuelta, en cambio, me ha parecido más que razonable, en comparación con el tren, que parece transitar por vías aúreas, y no férreas.

El periplo matutino ha seguido por los bancos de la capital, con el objetivo —fallido— de cobrar un exiguo cheque por ese curro tempranero que os digo. Cheque por cierto que ha permanecido estático, mientras todo a mi alrededor, metros, bus, tabaco que no fumo, subía que era un gusto. Me he ido a cobrar el cheque, digo, que es tarea perfectamente prescindible existiendo, como existe, internet, pero bueno. He gastado paciencia en tres oficinas oficinas del banco bilbaíno, en una me han dicho, tarde y mal, que no había cash, y blabla, un coñazo. Si hay una actividad que me irrita sobremanera, a 3 de enero de 2011, es guardar fila en una sucursal bancaria. Que nos roben nuestro dinero, pase, pero no nuestro tiempo, cá. 

En  casa, aún he visto algún confeti por el suelo y he respirado el aire ya limpio de las estancias ventiladas. Entonces, he pensado en lo de los bares sin humos y, egoístamente, qué coño, me he alegrado ante esa perspectiva despejada (que en mis años de fumador me habría deprimido profundamente, vueltas que da la vida). 

Adjunto foto de la despedida de la Era del Tabaco en los Bares, en el madrileño café de Ruiz, con fecha 1 de enero de 2011, en compañía de Lorenzo Durruti, y sigo transitando por el nuevo calendario.

"Hola" (a 2011) y "Adiós" (al tabaco público) en un mismo día (01/01/2011)

3 comentarios :

  1. Son muchos años de humazo en las tabernas de Madrid, de ambiente cargado de tertulia de café, que se van de un plumazo en el BOE. Es cosa buena, pero me da pena.
    En la imagen nebulosa de la foto parece que nuestros cuerpos son también de humo; que somos una presencia fantasmagórica que se evanesce a la par que se deshacen las hileras del humo de nuestros puritos davidoff. Ya somos una estampa antigua. Abrazos flamencos

    ResponderEliminar
  2. Muy arrealista el post. Tengo una pregunta arrealista también: ¿Podemos tomar en un restaurante salmón ahumado?

    Saludics

    ResponderEliminar
  3. Patgor es mi ídolo.

    ResponderEliminar

Instagram

Archivo del blog

Google+

Sígueme en FB

Sigue mis entradas por email

Naugrafianos

Colabora con este blog

HABANA 2009

HABANA 2009
YA A LA VENTA

Secciones

el origen de todo esto, disponible aquí.

HAZTE ESCRITOR

Lista de blogs